20/4/11

Ramen

20/4/11
Iban dos monjes japoneses bajando por una montaña. Al llegar a un río vieron a una mujer llorar desconsoladamente. La religión de los monjes les prohibía todo contacto con mujeres, aún así uno de ellos preguntó a la mujer que le ocurría, ella le confesó no saber nadar, y debía llegar a tiempo a casa de sus padres o la castigarían, no sabía que hacer ni cómo cruzar el río. El monje sin más la ayudó a cruzar, la dejó al otro lado de la orilla y se despidió de ella.

Siguieron el camino, durante mucho rato el otro monje se mostró molesto por la actitud del otro y así se lo hizo saber. El monje que no solo había hablado con la mujer si no que además la ayudado a cruzar el río le contesto __Yo dejé a la mujer nada más cruzar el río, tu la has llevado todo este tiempo contigo.  

Cuento japonés anónimo.


El ramen se come con cuchara y palillos. La forma más típica de tomar el ramen es sorbiendo los tallarines empapados en caldo y es el plato japonés que más triunfa, aunque Hay que empezar señalando que el ramen no es un plato de creación puramente japonesa, más bien hablamos de cocina fusión con China y su adaptación a distintas tradiciones.

La gran característica que define al ramen japonés, y que lo diferencia de la sopa china, está en el caldo. Podríamos decir que es la base, el alma de un buen ramen, lo que define el plato y marca su calidad. Cada chef aporta su toque especial y se toma muy en serio la preparación de un caldo realmente sabroso y reconfortante. Este que he preparada es un ramen sencillo, sin cerdo ni huevo ni miso, que para empezar en este arte he creído que era bueno, y el resultado me ha gustado mucho.

Ramen

Tiempo de preparación: 30 minutos
Tiempo de cocción: 20 minutos
Dificultad: Fácil



Ingredientes
400 gr. fideos de trigo para ramen
1/2 litro de buen caldo de pollo
4 cdas. de salsa de soja
2 cdas. de sake (o vino blanco seco)
1 cda. azúcar
2 cebollas tiernas
200 gr. de jamón de York
100 gr. de brotes de soja
50 gr. de col china

Elaboración
  1. Hervimos los fideos según indica el fabricante. 
  2. Escurrir, pasamos por agua fría y reservar. Ponemos el caldo a hervir y le añadimos la soja, el sake y el azúcar, removemos y por último le añadimos los fideos. 
  3. Dejamos un minuto y servimos en cuencos. Le echamos por encima la cebolla cortada en juliana fina, el jamón de York cortado en tiras, los brotes de soja y la col picada.
10/4/11

Chocolat Kueh Huat

10/4/11
Un día, un joven se arrodilló a orillas de un río. Metió los brazos en el agua para refrescarse el rostro y allí, en el agua, vio de repente la imagen de la muerte. Se levantó muy asustado y preguntó:

-Pero… ¿qué quieres? ¡Soy joven! ¿Por qué vienes a buscarme sin previo aviso?

-No vengo a buscarte -contestó la voz de la muerte-. Tranquilízate y vuelve a tu hogar, porque estoy esperando a otra persona. No vendré a buscarte sin prevenirte, te lo prometo.

El joven entró en su casa muy contento. Se hizo hombre, se casó, tuvo hijos, siguió el curso de su tranquila vida. Un día de verano, encontrándose junto al mismo río, volvió a detenerse para refrescarse. Y volvió a ver el rostro de la muerte. La saludó y quiso levantarse. Pero una fuerza lo mantuvo arrodillado junto al agua. Se asustó y preguntó:

-Pero ¿que quieres?

-Es a ti a quien quiero -contestó la voz de la muerte-. Hoy he venido a buscarte.

-¡Me habías prometido que no vendrías a buscarme sin prevenirme antes! ¡No has mantenido tu promesa!

-¡Te he prevenido!

-¿Me has prevenido?

-De mil maneras. Cada vez que te mirabas a un espejo, veías aparecer tus arrugas, tu pelo se volvía blanco. Sentías que te faltaba el aliento y que tus articulaciones se endurecían. ¿Cómo puedes decir que no te he prevenido?

Y se lo llevó hasta el fondo del agua.

(Cuento chino).



Hay dos tipos de Kueh Huat, uno el que se hace con harina de trigo y otro, tradicional Chino, que se hace con harina de arroz, que se suele usar para ofrendas a templos, además simboliza la suerte y la prosperidad.


Medidas desesperadas para soluciones desesperadas, o no, según se mire. Ya estamos instalados en casa, pero aún no tenemos el horno, así que, de qué otra manera podemos hacerlo? pues sí, al vapor, una manera de cocinar pequeñas magdalenas, aunque me temo que nosotros lo hicimos para alimentar nuestra propia gula y no la de los Dioses.

La peculiaridad de estas magdalenas es la explosión de la masa cuándo se están cocinando, y su esponjosidad me asombró. La receta original tiene algunos ingredientes que yo sustituí pues no tenía, pensé que al no tener experiencia en cocinarlas y la falta de estos ingredientes, me hizo dudar sobre el resultado pero salió bien. Si buscamos Kueh Huat en cualquier buscador de Internet veremos una explosión de colores pues les ponen colorante a la masa y son bastante divertidas, no son difíciles de hacer, solamente hay que esperar los 18 - 20 minutos de cocción y no se pueden poner muchas dentro de la vaporera pues necesitan sitio.

Chocolat Kueh Huat

Raciones: 10 - 12 personas
Tiempo elaboración: 1 1/4 horas
Dificultad: Fácil


Ingredientes
75 gr. almidón de maíz o trigo
140 gr. de agua
165 gr. de harina de trigo
23 gr. de levadura en polvo
170 gr. azúcar
90 ml. aceite de girasol o coco
1 clara de huevo
40 gr. cacao puro en polvo

Elaboración

  1. Mezclamos el almidón con el agua. En un cuenco tamizamos la harina, junto con la levadura y el cacao. En el cuenco de la batidora mezclamos el azúcar, el aceite y la clara de huevo, batimos con la batidora hasta que estén bien integrado, vamos añadiendo primero la mezcla de ingredientes secos, seguimos batiendo y por último el almidón con agua. Mezclar hasta que quede suave. 
  2. Con la vaporera ya en el fuego (medio), vertemos la mezcla en los moldes los llenamos 2/3 de su capacidad, yo lo hice de cuatro en cuatro, los colocamos en la vaporera y controlamos el tiempo, 18 - 20 m., repetir con lo que queda de masa.
Truco: Poner unas canicas junto con el agua, las canicas "sonaran" con las burbujas del agua cuando hierva y dejaran de hacerlo si nos quedamos sin agua.

Algunas cosas que debemos saber para la cocción, no podemos poner demasiada agua en la olla, pues si nos pasamos mojará la base de las magdalenas, ponemos unos 2 centímetros y medio de agua en la olla y en otra olla o cazo aparte, con agua a calentar, por si en algún momento tuviéramos que añadir. Aunque yo no tuve que hacerlo. 


3/4/11

Sándwich de Monte Cristo

3/4/11
-¿Por dónde quiere el señor conde que empiece a contar los sucesos? -preguntó Bertuccio. -Por donde queráis -dijo Montecristo-, pues no sé absolutamente nada de todo ello. -Sin embargo, yo creía que el abate Busoni había contado a vuestra excelencia -Sí, algunos detalles, sin duda, pero han pasado siete a ocho añosy lo he olvidado todo. -Entonces puedo, sin temor de fastidiar a vuestra excelencia -Hablad, señor Bertuccio, hablad; de algún modo he de pasar la noche. -Los sucesos se remontan a 1815. -¡Ah! ¡Ah! -dijo Montecristo-, no es ayer mismo, que digamos. 

(Fragmento del texto El Conde de Montecristo de Alejandro Dumas)

{English recipe below}

”Sandwich

Existe la isla de Montecristo en Italia, también un pueblo en Argentina y otro en Colombia con ese nombre, y muchos hemos visto la película el conde de Montecristo, pues bien, también existe un sándwich con ese nombre.

Este sándwich es típico norteamericano, famoso en Los Ángeles, surgió por el éxito que tuvo el croque Monsieur francés, así que decidieron sacar una versión que se ha hecho famosa en el mundo.

Sándwich de Monte Cristo

Raciones: 4 personas
Tiempo elaboración: 30 minutos
Dificultad: Fácil

Ingredientes 
4 huevos M
80 ml. de leche
1 pizca de sal
8 rebanadas de pan de sándwich
Mostaza de Dijón
4 lonchas de pavo 
4 lonchas de jamón cocido 
4 lonchas de queso Emmental
2 cucharadas de mantequilla
Azúcar glasé para espolvorear
Mermelada de fresa 


NO PREPARAR EN SANDWICHERA



Elaboración

  1. En un plato hondo (suficientemente grande para mojar los sándwiches), batir los huevos, la leche y la sal.
  2. Colocar 4 rebanadas de pan sobre la superficie de trabajo, untar las rebanadas con mostaza (la cantidad dependerá del gusto de cada uno, si no gusta mucho la mostaza poner menor cantidad; pero poner, le da ese toque especial). 
  3. Poner una loncha de pavo sobre cada rebanada, encima una loncha de queso y encima una loncha de jamón. Cubrir con las rebanadas de pan restantes.
  4. Calentar la mantequilla en una sartén grande antiadherente, a fuego medio. Sumergir cada sándwich en la mezcla de huevo, le damos la vuelta pues hay que cubrir ambos lados. Poner en la sartén, cocinar unos 3, 4 minutos o hasta que se dore, dar la vuelta y presionar con una espátula para comprimir el relleno, y cocinar unos minutos más hasta que el queso se derrita.
  5. Sacar y dejar reposar sobre una servilleta de papel. Cortar el sándwich por la mitad. Espolvorear con azúcar glasé y servir con la mermelada.
  6. Comer untando un poco de mermelada en cada bocado, si hemos puesto una cantidad considerable de mostaza la diferencia de sabores es notable y deliciosa.

”Monte

[English recipe]

Monte Cristo sandwich

Servings: 4 people
Cook Time: 30 minutes
Difficulty: Easy

Ingredients
4 eggs M
80 ml. milk
1 pinch of salt
8 slices of sandwich bread
Dijon mustard
4 slices of turkey
4 slices cooked ham
4 slices of Emmental cheese
2 butter spoons
Powdered sugar to sprinkle
Strawberry jam


NOT PREPARE IN SANDWICH MAKER


Method
  1. In a large bowl, beat the eggs, milk and salt. Place 4 slices of bread on the work surface, spread the slices with mustard.
  2. Put a slice of turkey on each slice, a slice of cheese on top and a slice of ham. Cover with remaining slices of bread.
  3. Heat the butter in a large nonstick skillet over medium heat. Submerge each sandwich into the egg mixture, turn it over as you have to cover both sides. Put in the pan, cook about 3, 4 minutes or until golden brown, turn around and press with a spatula to compress the filling, and cook a few more minutes until the cheese melts.
  4. Remove and let stand on a paper napkin. Cut the sandwich in half. Sprinkle with icing sugar and serve with the jam.
  5. Eat smearing some jam on every bite, if we have put a sizable amount of mustard the difference in flavors is remarkable and delicious.
”Sandwich