27/6/12

Pastel de calabacín & zanahoria

27/6/12
Hay un concurso televisivo en donde unos "aspirantes" a cocinero son puestos a prueba, durante un tiempo determinado y con ciertas condiciones, el premio; ser el mejor cocinero (según el programa) entre otras cosas. No puedo evitar sentirme fascinada, improvisar platos y que encima queden perfectos, detallistas y armónicos, todo puntúa y el jurado no juzgará solo el sabor, si no también el diseño.
Cuando escucho al jurado como juzgan los platos me hace pensar que no sé nada sobre cocina, conjugar ingredientes que "casen" bien entre ellos y que se note cada sabor, además de conjugar bien con el vino que a veces ponen para dificultar la prueba, creo que yo me limitaría al me gusta o no me gusta, pero bueno no deja de ser un concurso.
En mi particular y diminuto saber culinario he estado haciendo pruebas con un pastel, este mismo que veis abajo, sí, muy bonito pero para mi el original es muy soso, para mi necesitaba algo que suavizara el sabor de la verdura horneada así que partiendo de una receta de Sonia Ezgulian he desarrollado esta versión.

{Abajo: Tarta antes de entrar al horno}


Pastel de calabacín & zanahoria

Ingredientes
1 masa quebrada
2 calabacines
5 zanahorias grandes
2 huevos grandes
1/2 terrina de queso para untar
1 ajo prensado
Sal en escamas
Pimienta negra molida

Elaboración
Precalentar el horno 180º C.
Preparamos la masa, la colocamos en un molde alto intentando que quede la masa bien pegada a los bordes a lo alto, pinchamos el fondo con un tenedor y dejamos en el frigorífico hasta que la masa se enfríe otra vez, una vez fría (de esta manera intentaremos que los bordes no se bajen mientras la blanqueamos), ponemos un peso sobre la base, blanqueamos en el horno durante 15 minutos y sacamos. Reservamos. 

Si tenemos una mandolina la usaremos para cortar la zanahoria y los calabacines a lo largo, si no tenemos podemos hacerlo a cuchillo pero tienen que quedar unas lonchas finas.

Mezclamos los huevos con el queso, y el ajo, vertemos dentro del molde y vamos colocando la zanahoria y el calabacín en círculos, alternando, para ir formando una gran rosa. Salpimentamos. Hornear durante 45 minutos.

Nota: el calabacín siempre suelta un poco de agua por lo que quizás quede un poco en la tarta una vez hecha. Otra opción es cambiar esta verdura por otra que os guste más.



El toque de ajo es gracias a un vecino que nos ha regalado estos preciosos ajos que ha cultivado en su casa y que cada día veíamos crecer, mi hijo pequeño que es muy sociable y da conversación a todos los que se va encontrando cada vez que salimos a pasear a las perras, se encargó de hacerle las preguntas pertinentes y así asegurarnos unas cuantas cabezas ;-)


17/6/12

Lemon Crinkles

17/6/12
Supongo que al monstruo de las galletas le habría encantado estar en casa estos días galleteros, recuerdo como disfrutaba verlo en Barrio Sésamo, duro y tierno a la vez, como estas cookies de limón que seguro se las comía en un periquete, son un experimento que encontré en la red, solo tenía que encontrar la manera de sustituir el preparado que aquí no se vende por otro que aquí sí se vende.

Después hice unas 126 fotos para montar un stop motion con ellas, me gusta este tipo de videos, son divertidos y aunque hay mucho trabajo detrás lo he disfrutado mucho. Todos tenemos un pequeño monstruo de las galletas dentro, no creéis?




Lemon Crinkles Cookies

Ingredientes
1 caja de preparado de tarta de limón Maizena {no líquido si no seco}
1 tarrina de Crème Fraîche
1 huevo
Harina {unos 250 - 300 gr}
Azúcar glacé para rebozar

Elaboración
Precalentar el horno a 180º C. Mezclar todos los ingredientes menos el azúcar glacé e ir añadiendo harina hasta formar una masa más compacta. Formar bolas y rebozarlas con el azúcar glacé. Las colocamos en la bandeja de hornear y horneamos durante 12 minutos. Sacamos y ponemos sobre una rejilla para enfriar.

Nota: el paquete de preparado de la tarta de limón lleva 2 sobres, uno con el preparado de limón y otro con el merengue, usamos solo el preparado de limón.


Nota actualizada: ¿Y qué hice con el merengue que viene en la caja?, lo monté con unas 2 cdas. de Nesquik de fresa y 2 cdas. de azúcar glacé y et voilà...merenguitos sabor fresa.



Vídeo y recetas de @catypol para Circus day
12/6/12

Soufflé helado de piruleta

12/6/12
Vivía encima de una panadería, en invierno estaba calentita y cómoda, pero en verano, en verano se lamentaba continuamente, se pasaba las noches dando vueltas en la cama hasta que el sueño hacía que dejara de darlas, no había otra opción, sí o sí tenía que vivir allí mientras el asunto no se arreglara, pero como se arreglaría una situación tan difícil, cada vez que lo pensaba se le hacía un nudo en el estómago, decía a su familia y amigos que lucharía hasta el final hasta que no le quedara ni una gota de sudor, pero a veces pensaba que ni ella se creía esas palabras.

Uff!! vivir tan lejos de todos la hacía fuerte, dura y eso la cerraba...claro que recibía visitas, y eso la encantaba, descubría la ciudad de nuevo, con otros ojos, saboreaba la comida de una manera diferente y se reía otra vez, no se quejaba estaba bien adaptada pero su corazón volvía a un estado de letargo cuando las visitas la dejaban, entonces no volvía a su casa, iba a un puestecito de helados, pedía uno de piruleta y se sentaba en un rincón dónde espiar al mundo mientras ella recolocaba sus recuerdos y se daba ánimos para volver, un helado rosa no lo hacía más fácil pero si más dulce.


Supongo que habéis observado en las películas o series extranjeras cómo "ahogan" las penas sus protagonistas, sí, con helado, sacan una tarrina del congelador, cuchara en mano y bueno, si están acompañados nos enteramos del drama, y si están solos ya nos lo han contado en la escena anterior,  a mi no se me ocurriría, pero por lo visto es un postre de mayor consumo en el mundo así que supongo que aceptamos la sugerencia.

Soufflé helado de piruleta

Ingredientes
{para 4 ramequines}

50 gr. de chocolate blanco
425 ml. nata para montar
125 gr. azúcar
7 yemas de huevo
100 ml. de licor de piruleta

Elaboración
Forramos los ramequines con papel de hornear como la foto de arriba. Derretimos el chocolate blanco en el microondas (cuidado, se quema con facilidad). Batimos la nata hasta montarla y la guardamos en el frigorífico hasta que la utilicemos.
En un cazo al fuego, ponemos el azúcar y lo cubrimos con agua, cuando empiece a hervir, ponemos en la batidora las yemas hasta que blanqueen y espumen. Cuando el almíbar lleve unos minutos hirviendo lo retiramos del fuego y sin parar de batir lo vertemos sobre las yemas (a gran velocidad). Mezclamos el chocolate con las yemas (seguimos batiendo) y por último el licor de piruleta y el azúcar. Paramos de batir, integramos la nata montada con la mezcla anterior y batimos a baja velocidad para que se integre bien. Quedará una espuma ligera.

Repartimos entre los ramequines y lo congelamos durante toda la noche. Podemos, antes de servir, vaciar el centro con una cucharilla y le ponemos un poco de azúcar de color o un poco de licor de piruleta.




Con esta receta participo en el concurso de Sugg-r:


Relato y fotografías de @catypol para Circus day