29/10/12

Monadas

29/10/12
No creéis que es una forma muy bonita de nombrar a estas galletas? cuando vi esta receta, que forma parte de mi primera participación en el reto de tía Alia se me ocurrió de inmediato esta forma, unas galletas sinuosas, coquetas con un toque de chocolate, justo para insinuarse y deleitar los paladares del té de las cinco o el café de media mañana. 


A mi me recuerdan a Barbapapa Family, me encantan estos seres de colores y me inspiré en ellos para esta ocasión, así que mi elección para la propuesta de el reto de octubre de las recetas de tía Alia es MONADAS, la propuesta dulce. Al principio no sabía muy bien que era pues como veis en la receta no hay más información (y eso me gusta). Primero hice una pequeña prueba a ver que salía y después hice la prueba final dando forma a estas preciosidades y terminando con un toque de chocolate, para situarlas en una ciudad y en una calle llamada Rue de las Monadas, así de Chic.


La receta? yo os dejo la que la misma tía Alia nos deja a nosotros para participar :)


Usé la KA, pasé la mezcla a una manga pastelera, hice las formas, horneé y cuando estaban frías las decoré con un poco de chocolate fundido. El horno precalentado a 160º C y durante más o menos 30 minutos, pero vigilar por si se tuestan antes. 

16/10/12

Ciabatta

16/10/12
Hoy es el día elegido por la chicas de Bake The World para publicar nuestra aportación que este mes le hace honores a la Ciabatta o Chapata, además hoy es el día mundial del pan por lo que la blogosfera se llenará de deliciosos panes hechos con mimo habiendo dejado la casa llena de aromas y plasmado sonrisas de placer entre los afortunados en probarlos.
Mi aportación final es una receta de Richard Bertinet, aunque primero probé otras y al final esta fue la que más nos gustó, aunque creo no tiene tantos alvéolos como debería.


Ciabatta Richard Bertinet 


Para el fermento350 gr. harina fuerza

180 ml. agua
1/2 cdta. rasa de levadura fresca

Para la masa450 gr. harina de fuerza
10 gr. levadura
340 ml. agua
50 ml. aceite de oliva
15 gr. sal
Un poco de aceite de oliva para aceitar
Harina para espolvorear

Preparación fermentoMezclar los ingredientes durante 5 minutos más o menos. Poner en un cuenco y cubrir con film y un paño, dejar reposar entre 17 y 24 horas.

Elaboración
Recordar encender el horno a 240º C 1 hora antes de empezar a preparar la masa para calentar la cocina y el horno.

(Yo he usado la Kitchen Aid) Poner la harina en un cuenco y frotarla con la levadura. Verter el fermento, añadir el agua, el aceite y la sal. Mezclar bien, unos 5 minutos, más o menos. Retirar la masa del cuenco y modelarla formando una bola. Untar con aceite un cuenco e introducir la masa. Dejar reposar 1 hora y media, cubierta con un paño, hasta que haya levado.

Enharinar la superficie de trabajo, sacar la masa sobre la superficie y presionarla suavemente con los dedos. Dividir la masa en cuatro tiras del mismo tamaño y doblarlas en tres (doblar un lado de la masa aplanada sobre el centro y utilizar la palma de la mano para presionar hacia abajo y sellar. Llevar el otro lado sobre el centro y presionar de nuevo para sellar. Finalmente doblar la masa por la mitad a lo largo y sellar los extremos para acabar con una forma alargada).

Colocar los trozos de masa sobre un paño y dejar levar 30-45 minutos. Enharinar una placa de hornear, tomar una chapata, darle la vuelta, estirar a lo largo un poco cada vez y extender sobre la placa. Rociar con agua el interior del horno, y poner la chapata  a hornear, bajar la temperatura a 220 ºC, hornear entre 18-20 minutos.

Sacar y dejar enfriar sobre una rejilla.






13/10/12

Kasutera o Castella cake

13/10/12
Ya he repetido en otras ocasiones que me gusta la comida asiática, especialmente la japonesa, bueno en realidad de Japón hay muchas cosas que me gustan, (tengo un haori de seda japonés que creo es la prenda que más me gusta de mi armario y la que en menos ocasiones me he puesto), su ropa tradicional me parece preciosa, me encantan los mil y un cacharritos que tienen para decorar la comida, pero reconozco que entre tanta delicadeza en sus jardines, su comida, o sus rituales, y todo tan pequeñito, y minimalista, el sumo me descoloca.


Para participar en el concurso de dulces internacionales que hace Helena, y al que yo llego por los pelos, me he decidido por un bizcocho muy simple que gusta mucho a los japoneses; el Kasutera cake
La historia sobre este bizcocho cuenta que su origen es portugués, y de como estos lo introdujeron a través de Nagasaki cuando llegaron a Japón en el siglo XVI, llamado también Castella o pan de Castilla, es un bizcocho elaborado con huevo, azúcar, harina y miel, y como siempre pasa ahora ya cuenta con variedades de chocolate, o con té Matcha. 
Es increíble como un bizcocho de origen Europeo vuelve de la "mano" de los japoneses a nuestro conocimiento, parece como si necesitáramos de Internet para saber el origen de muchos productos. 

Kasutera cake

Ingredientes {para un molde de 20 cm.}
2 tazas de azúcar glasé
3 cdas. de leche entera
1/4 taza de miel
8 huevos
2 tazas de harina con levadura para repostería, tamizada

Elaboración
Precalentamos el horno a 180º C. Untamos mantequilla en el molde y lo forramos con papel de hornear dejando que el papel sobresalga del molde (este bizcocho es muy alto por lo que subirá mucho), Untamos con mantequilla sobre el papel y espolvoreamos azúcar glasé.

En un cazo, mezclamos la leche y la miel, la cocinamos a fuego lento, removiendo hasta mezclar bien. Retirar del fuego y reservar. Batimos los huevos en una batidora durante 1 minuto, añadimos el azúcar, batir hasta triplicar el tamaño. Agregar poco a poco la mezcla de miel y leche. Batir 3 minutos, y por último a velocidad media añadir la harina poco a poco. Seguir batiendo hasta que convertir en una masa espesa.

Verter la mezcla en el molde. Hornear 10 minutos. Pasados los minutos bajar la temperatura del horno a 160º C y dejar que hornee 1 hora o hasta que al comprobar el tester salga limpio. Dejamos reposar 10 minutos dentro del horno con la puerta entreabierta. Sacamos del horno, desmoldamos y le quitamos el papel.

Recortamos los lados del bizcocho para exponer la miga y servimos caliente. Para guardar, tapar con film para preservar la humedad.





Fácil, muy rico, una miga muy jugosa e internacionalmente famoso, no le pido más a un bizcocho, y tú qué bizcocho te sorprende?




11/10/12

Raviolis rosas con dulce de leche

11/10/12
Hoy es el día internacional del dulce de leche, y que mejor que celebrar un día tan dulce con una receta que conmemore la deliciosa repostería que acompaña esta crema tan típica en Argentina. Mi historia con el dulce de leche empezó cuando conocí las facturas argentinas, que ricas!! (aunque los argentinos de aquí ya me dijeron que las de allá son más ricas) yo las acompaño con café porqué al mate no me acostumbré, pero me gusta el ritual con la pava y el mate.

Tenía que darle algunas vueltas (no podía ser de otra manera) para presentar una receta para este día, así que pensé en rellenar pasta con alguna mezcla que compaginara bien con el dulce de leche, difícil porqué no estoy acostumbrada a la pasta dulce y no sabía el resultado que tal sería. Repetiré pero cambiando algo que esta vez no hice, seguido lo cuento.


La pasta rosa adquiere ese color gracias al jugo de la remolacha, yo compré un bote de remolacha y usé el líquido interior para tal fin y funciona muy bien. Para el relleno usé un poco de requesón mezclado con dulce de leche, mi error fue usar menos requesón que dulce de leche y perdió una gran cantidad, la próxima vez usaré más queso.

No es una receta con exceso de dulce ya que no puse azúcar en la masa ni en la salsa, pues pensé que con el dulce de leche es suficiente, eso ya va a gusto de cada uno como le guste el grado de dulzor pero yo le pondría un poco de azúcar. Y por último usé una molde para raviolis aunque creo que la próxima vez los haré sin el molde, me dificultó el final de la receta y perdí relleno ya que era más líquido que denso. Pues hasta aquí lo que hice y lo que haré ahora..

Raviolis rosas con dulce de leche

Ingredientes para 2 {100 gr. de pasta dulce con salsa creo que entre 2 es ideal}
125 gr. de harina
1 huevo
2 cdas. reducción líquido remolacha

Para el relleno
100 gr. requesón
5 cdas. de dulce de leche {ojo!! cada uno que controle la densidad}

Para la salsa
1/2 litro de leche entera *
1 vaina de vainilla*
50 gr. de azúcar (opcional si no gusta muy dulce)*
1 cda. de queso de untar
2 cdas. de dulce de leche

*Lo usamos para hervir la pasta

Elaboración
1º reduciremos el líquido de la remolacha en un cazo al fuego, reducimos un poco menos de la mitad. Retiramos del fuego y dejamos enfriar un poco. Mezclamos la harina con el huevo y 2 cdas. de la reducción de la remolacha. Amasamos hasta que la masa sea compacta y rosada.

Para el relleno, mezclamos bien el requesón con el dulce de leche, reservamos. Mientras, o bien a mano y un rodillo o bien con una máquina para pasta, aplanamos la masa, la cortamos en dos mitades y rellenamos huecos si usamos un molde de raviolis o si no lo usamos hacemos pequeños montoncitos separados para luego poder formar los raviolis bien.

Cerramos con la otra mitad y formamos los raviolis. Ojo! cuando los cerramos para que no escape el relleno. Ponemos la leche, con la vainilla y el azúcar en un cazo al fuego. Llevamos a ebullición (cuidado que la leche sube al bullir) bajamos el fuego y echamos la pasta dentro, cocemos a fuego bajo pero burbujeante sin que salga del cazo unos 5 minutos.

Mezclamos el queso para untar con el dulce de leche y le vamos añadiendo unas cucharadas de leche usada para hervir la pasta, removemos hasta conseguir una textura espesa como una salsa.
Mezclar con la pasta y servir.



6/10/12

Spaghetti Western

6/10/12
Yeeeeaaaahh!!! Cuando era pequeña recuerdo los ciclos de cine muy habituales en la 2, unas veces eran sobre baile con Fred Astaire y Ginger Rogers, otras era cine negro y otras era el Western; a veces americano y otras un tipo de western hecho en España llamado Chorizo Western o en Italia llamado Spaghetti Western, aunque creo que al final acabó llamándose así al Western hecho en Europa. A mi particularmente no es un género que me entusiasme pero sí gustaba mucho a nuestros mayores, recuerdo a mi abuela o a mi padre viendo películas de este tipo. 


Por lo visto los estudios en donde se rodaban estas películas en Italia era en Roma, y un plato de la cocina tradicional italiana que creo se ofrece en todos los restaurantes de allí es el conocido Spaghetti All'amatriciana y no sé si es un plato que comerían los rudos vaqueros europeos pero nosotros hemos disfrutado mucho de comerlo.

He elegido una "salvaje" receta sin cantidades específicas del libro Vademécum de las salsas, nos ha parecido ideal y acompañando un vino espumoso italiano ha sido perfecto, no sé si los vaqueros europeos tomaban vino o seguían la moda del Bourbon o café americanos. Lo que sí sé es que hay recetas que elaboran esta salsa con guindilla, pero en esta ocasión no lo pone y yo no la usé.


Spaguetti All'amatriciana

Ingredientes y elaboración según el libro

Cortar panceta a dados pequeños y dorarlos en aceite. Añadir cebolla cortada fina y, una vez que esté dorada, añadir tomate bien maduro escaldado, pelado y sin semillas. Cocer a fuego lento hasta la total integración del tomate con el resto, y añadir queso de oveja Pecorino; ya está listo para añadir al plato al que vaya destinado.

*Nota: yo al final le puse una cdta. de albahaca fresca.



Y vosotros vaqueros, os gusta el género Western o preferís la pasta?

1/10/12

Bizcocho de aguacate

1/10/12
Hay un monstruo debajo de mi cama__ le dije a mi padre, él muy protector, miró debajo de mi cama y seguidamente me dijo__ hija estate tranquila, no hay ningún monstruo debajo de tú cama, si hubiera uno le pediría explicaciones y según lo que me contestara lo patearía fuera de casa.
Hay un monstruo debajo de mi cama__ le dije a mi madre, ella muy cariñosa me dijo__hija los monstruos no existen, y si no existen no debes preocuparte por ello, duerme tranquila que yo velaré tú sueño.
Seguí diciendo lo mismo a mi hermano, y él que es muy gracioso me dijo__hermanita, saliste con tus amigas y te tomaste algo? venga ya! tu flipas!
Mi cachondo novio me dijo, al hacerle la misma referencia__a ver? agáchate! mira tú primero. Y él sin moverse ni un centímetro dijo ummmm!! no, no hay ningún monstruo, desde esta perspectiva lo veo todo muy pero que muy bien.
Al final vino a casa mi mejor amiga, y le conté lo mismo que a los demás. Ella me dijo muy seria__ te creo, a mi me pasó igual, yo no tuve la valentía que tú tienes, yo no se lo conté a nadie y pasé mucho miedo, hasta que un día lo saqué de debajo la cama, le puse delante una baraja de cartas y le dije__si tú ganas me llevas a tú mundo, pero si gano yo dejarás de meterme miedo, vendrás a verme muy de vez en cuando, solo un ratito, nada de pasar temporadas conmigo y no te meterás debajo de mi cama, ni de mi armario, te mostrarás en todo momento hasta que llegue el momento de largarte.
Mi amiga se quedó a mi lado, me convenció y movimos la cama, la giramos, la zarandeamos, nos reímos largo rato y disfrutamos mucho de un nuevo y riquísimo bizcocho que había hecho ese día, con un ligero tono verdoso monstruo, queréis disfrutarlo?





Bizcocho de aguacate


Ingredientes
50 gr. de aceite de Oliva

180 gr. azúcar
2 aguacates en puré
4 huevos
100 gr. harina de trigo
1 sobre de levadura en polvo
50 gr. almendra molida
2 cdas. zumo de limón
1 pizca de sal

Elaboración
Precalentar el horno a 180º C. Mezclamos en la batidora el aceite con el azúcar y el puré de aguacate (al que habremos añadido el limón para no ennegrecer), separamos las claras de las yemas, y mezclamos las yemas una a una con la crema anterior. Añadimos la harina tamizada, la levadura y la almendra.
Montamos la claras a punto de nieve con una pizca de sal. Cuando esté listo las mezclamos suavemente con una espátula y lo ponemos en un molde previamente preparado con mantequilla y harina o como mejor le vaya a cada uno. Horneamos 45 minutos o hasta que el tester salga limpio.


Texto y fotos: Circus day by Caty Pol.