31/1/13

Gnocchis de calabaza

31/1/13
En Italia, el término gnocchi se usa para señalar a una cantidad de pastas bastante amplia, aunque los más frecuentes son los de patata. Otros son preparados alla romana, con sémola e incluso harina de maíz del tipo maicena, existiendo variaciones regionales y locales. Un antecedente de los ñoquis fueron loszanzarelli (‘mosquitos’) que se preparaban para los banquetes de la Lombardía renacentista, con una masa en la cual se mezclaban miga de pan, leche y almendras trituradas. En el Seicento (siglo XVII) los zanzarelli sufrieron un leve cambio en el nombre y la preparación. Se les llamó malfatti (‘mal-hechos’) y en lugar de las almendras y la miga de pan se usaba una masa simple de harina, agua y huevo.

Para cada variedad de zanzarelli existían por su parte variedades coloreadas, por ejemplo existían los zanzarelli verdes empastados con remolacha y espinaca —predominando para el color verde, la espinaca—, así como los zanzarelli amarillos realizados con una mixtura de azafrán y calabaza. Luego aparecieron los malfatti blancos empastados con carne de pollo siendo su ingrediente principal la zanahoria. 

Los signori (señores feudales) solían ser los dueños de los molinos en donde los contadini (campesinos) molían el trigo para hacer harina de frumento (trigo) con la cual preparaban sus pastas, en cierto momento los signori decidieron aumentar las tasas de los precios que los contadini pagaban para poder moler el trigo. Ante el repentino encarecimiento de la harina de trigo, los campesinos italianos experimentaron exitosamente con un substituto de la harina: el puré de patatas.

Usualmente el puré de patata para ñoquis se prepara con añadido de leche e incluso manteca y una cantidad adecuada de harina de trigo (la mínima suficiente como para asegurar la cohesión del puré durante el hervor), más raramente con huevos. Este puré suele ser realizado con un elemento llamado prensapuré que hace más homogéneo y fino al puré sin necesidad de añadirle demasiada agua o leche (el puré para los ñoquis debe tener bastante consistencia), luego se hacen con esta «masa-puré» pequeños bollos (gnocchi) de casi una pulgada (se sabe que los ñoquis poseen la consistencia adecuada si al amasarlos no se pegan en las manos ni en la mesa o mesada ni se desarman en el agua), para facilitar su cocción homogénea en el agua hirviente a la cual deben ser arrojados.

Previamente se les producen unas pequeñas acanaladuras con un tenedor (aunque también existe un pequeño y sencillo instrumento ad hoc que produce tales acanaladuras al deslizar los bollos por éste). Como se ha indicado, los ñoquis se arrojan en agua hirviente y se retiran —mediante un colador grande— cuando estos flotan en dicha agua. En el área de la Toscana de Italia se suele ingerir con queso de ricota y espinacas, a esta variante la denominan strozzapreti, o ‘estrangulador de curas’.




Gnocchis de calabaza con harina de espelta y salsa pesto de brócoli con nata


Ingredientes para los gnocchis
240 gr. de puré de calabaza {cocida al horno o al vapor o hervida, pero bien escurrida y fría}
70 gr. de harina de espelta
1/2 cdta. de sal

Ingredientes para la salsa pesto de brócoli
1/2 brócoli
1 puñado de piñones
1 cda. de parmesano
Unas hojas de albahaca
10 ml. aceite de oliva

100 ml. de nata para cocinar

Elaboración
Mezclamos el puré con la sal y la harina. Vamos mezclando la harina con la calabaza, tiene que quedar una masa no pegajosa para trabajarla. 
Una vez la masa conseguida, formamos unos rollos de 1´5 cm de espesor (más o menos), y estos a la vez también los cortamos en 1,5 cm de largo, quedando unos cuadraditos que rodaremos sobre la encimera y le sacaremos forma con un tenedor, o sin forma al gusto de cada uno. Los ponemos en una placa y los dejamos refrigerar 30 hora en el frigorífico.

Poner agua a hervir, mientras hacemos la salsa. Picamos en la picadora todos los ingredientes de la salsa menos la nata. La nata la ponemos a cocinar. Reservamos un poco de salsa de brócoli sin nata, y el resto lo mezclamos con la nata para que termine de cocinarse. Hervimos los gnocchis 3 o 4 minutos y colamos, servimos los gnocchis con la salsa con nata y el resto de la salsa del brócoli, y un poco más de parmesano.




Rediseño del logo hecho Circus day by CatyPol
28/1/13

Chuletas a la bechamel

28/1/13
Algo que me gusta mucho de éste reto mensual es el libre albedrío a la hora de hacer la receta, no hay que pesar ingredientes, a veces muy genérico y siempre divertido. En el caso de éste mes, pasa lo mismo, nos habla de chuletas, pero chuletas de qué? de cerdo? de cordero?, ninguna cantidad específica por lo que en mi caso poca cantidad y de cordero, y servir acompañado? sí o no?, por eso es la entrada más gustosa, y la hago cómo se hacía antes, sin peso, sin cantidades y a ojo, esa licencia me la permito en este reto y me gusta mucho. Por lo visto éste es un clásico de la cocina española, disculpen pero yo no lo sabía, así luce la receta de tía Alia:


Las recetas escritas a máquina me recuerdan a cuando yo aprendí a escribir a máquina, usábamos una Olivetti línea 98, nos tapaban las teclas y debíamos seguir el texto de un libro de texto, no podíamos usar corrector y no debíamos mirar el texto que íbamos escribiendo, se notaba un montón la fuerza de algunos dedos y la debilidad de otros. Y el ruido? tac, tac, tac...no puedo evitar remontarme a tiempos pasados cuando llega este reto, y es que las recetas de un tiempo pasado también forman parte de un presente estén escritas a máquina o no. Así luce mi resultado según la receta de tía Alia:


Mi historia con el carnicero es la siguiente,  voy a comprar chuletas, unas muy hermosas y le digo al carnicero que me ponga las que tienen hueso, ya que hay una parte de las costillar que no tiene, y yo las quería para la fotografía, bueno; eso no se lo dije, ya bastante raro me miran si hago fotos a la comida, ya me diréis que pensará el carnicero si le cuento que es para que luzcan bien las fotos, jeje y me dice que me las tiene que dar mezcladas =(  ¡y bueno!




20/1/13

Lavash

20/1/13
La palabra lavash es de origen persa y es el tipo de pan más extendido en Armenia e Irán. Siendo suave, semejante a una tortilla, cuando fresco, el lavash se seca de manera rápida, haciéndose algo quebradizo. Existen dos formas de preparación, flexible o dura. En general, es más utilizado el lavash flexible, ateniéndose a que tiene más sabor y es más cómodo para enrollar alimentos. El formato duro de lavash se utiliza más bien para casos en los que se precisa un mayor tiempo de conservación y es también usado en lugar del pan en las tradiciones de la Eucaristía en la Iglesia apostólica armenia. El pan lavash se usa también con kebab en Irán y en dürüm en Turquía.

La preparación tradicional del lavash armenio fue designada como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco el 26 de noviembre de 2014.

El reto de Bake the World de enero es:


En mi búsqueda de la harina para el pan moreno mallorquín, pensando en la harina de xeixa, le pregunté al panadero, si usaba esta harina y si al hacer el pan le ponía centeno (sègol) para que no se desmigase, y para mi sorpresa me contestó que él no usa esta harina para este pan, entre otras cosas porqué es una harina ecológica y es más cara pues su cultivo es limitado. Él y la mayoría de panaderos de aquí, usan farina de sopes, llamada así pues con el pan después se hacen sopes mallorquines, así se quedó comercialmente y así se vende en panaderías mallorquinas, no todas, pero si preguntáis a la de confianza seguro que os vendo un kilo.

Lavash con farina de sopes y algas nori

Ingredientes
465 gr. farina de sopes 
275 gr. agua templada
1 sobre {9g } levadura seca activa

1/2 taza de algas nori (a trocitos pequeños)

Elaboración
Tamizamos la harina (con la sal si le ponemos), añadimos la levadura y mezclamos con el agua, amasamos 10 minutos, yo usé la KA. Dejamos levar, tapado con film o con un trapo, el tiempo necesario y en una parte caliente de la casa sin corrientes de aire.
Una vez levada la masa, quitamos el aire y la dividimos en 16 porciones, más en mi caso pues las hice pequeñas. Hacemos bolas con ellas y las tapamos otra vez, pero con un trapo húmedo, durante 30 - 45 minutos.
Calentamos una parrilla con base plana o una sartén, cogemos una bola, la extendemos con un rodillo, hasta que nos quede un círculo muy fino. Las cocemos en parrilla durante un minuto más o menos por cada lado. Y así todas las demás.

*Para hacer con algas nori: cuando aplanamos las bolas de masa con el rodillo, añadimos unos trocitos de algas para que se integren en la masa. Y cocemos igual que las otras.






10/1/13

Dermott chicken

10/1/13
Después de Navidad toca disfrutar del juego, después de fiestas toca relajarse, no mucho, pero sí, después de todo el año empieza con ganas. En la antigüedad, los juguetes se regalaban en celebraciones determinadas y tenían significados diversos. Por ejemplo, al nacer se regalaban variados juguetes al niño, que eran consagrados a los dioses; el día de su boda, las jóvenes regalaban sus muñecos ala diosa del amor, y el conocido sonajero era considerado como un medio para proteger al niño de la mala suerte.

Desde esas lejanas épocas, siempre han estado presentes juguetes como las marionetas, el caballo o el aro. Desde la edad media hasta el siglo XVIII, los juguetes fueron fabricados por diversos artesanos, como joyeros, faroleros y cardadores, y luego eran vendidos a clientes privilegiados. En el siglo XIX apareció, gracias al desarrollo industrial, el juguete barato. Las maquinas laminaban, cortaban y troquelaban unos juguetes de metal ligero (hierro, cobre, cinc) o de cartón, cuyos partes eran soldados o sujetadas con grapas, y luego se decoraban.

Mientras los chicos juegan con sus regalos nosotros cocinamos pollo, relleno y de Dermott, nos hemos ido un poco lejos, jeje. Feliz año!



Pollo Dermott acompañado de verduritas y salsa de granada casera


Ingredientes {para 2}
2 pechugas de pollo grandes
150 gr. de carne de cangrejo {rallado}
1 terrina de queso en crema
1 huevo grande
60 ml. leche
100 gr. harina
175 gr. pan rallado
Sal
2 zanahorias
1 calabacín
1 pimiento verde
Salsa de granada

Elaboración
Mezclamos el cangrejo rallado con el queso en crema.
Le añadimos al pan rallado una cucharadita de sal y mezclamos.
Fileteamos las pechugas de pollo, colocamos los filetes entre film transparente y los aplanamos para que queden finos.
Mezclamos el huevo con la leche. Rebozamos los filetes con la harina, sumergimos en mezcla de huevo y empanamos con pan rallado.
Ponemos una cucharada de mezcla de queso y cangrejo encima del filete empanado y enrollamos, ponemos en un trozo de film y hacemos un rulo, cuando estén todos, los congelamos 30 minutos.
Mientras limpiamos y cortamos a tiras las verduras, ponemos 1 cucharada de aceite en un wok y salteamos las verduras, quedarán crujientes y acompañaran muy bien al pollo. 
Precalentamos el horno 190º C. Sacamos el pollo del congelador y los ponemos en una fuente para horno con un poco de aceite. Horneamos durante 40 minutos.
Sacamos y cortamos el pollo en rodajas, quedando unos enrollados.
Los servimos con la verdura y la salsa de granada.