29/12/13

El fantasma de la Navidad futura - Terrina fría de pollo con pétalos

29/12/13
Y llegó el tercero y último...
Reconoció Scrooge que el Espectro era alto y majestuoso cuando le vio a su lado, y entonces sintió, que su misteriosa presencia le llenaba de un temor solemne. No supo nada más, porque el Espíritu ni hablaba ni se movía.
-¿Estoy en presencia del fantasma de la Navidad futura? -dijo Scrooge.
El Espíritu no respondió, pero continuó con la mano extendida.
-Vais a mostrarme las cosas que no han sucedido, pero que sucederán en el tiempo venidero ---continuó Scrooge-, ¿no es así, Espíritu?
La parte superior de la vestidura se contrajo un instante en sus pliegues, como si el Espíritu hubiera inclinado la cabeza. Fue la sola respuesta que recibió.

(Cuento de Navidad de Charles Dickens)


Terrina fría de pollo con pétalos

Ingredientes

500 gr. pollo asado troceado 
2 hojas de gelatina
1 cucharadita de Za'atar (o una mezcla de sésamo, comino y tomillo)
1 pizca de pimienta negra molida 
Sal (ojo! el pollo asado se supone que ya lleva)
50 gr. pistachos troceados
6 puerros (grosor de un lápiz, o sustituir por espárragos)
Pétalos de flores comestibles
Pan {para servir}

Elaboración
Escaldamos los puerros en agua hirviendo durante 90 segundos para refrescar seguidamente con agua helada. Los secamos sobre un paño o papel de cocina. En caso de que sean espárragos que ya estén cocinados.
Calentamos el aceite de oliva,  no tiene que hervir sólo calentar. Aparte mojamos la gelatina en agua fría durante 2 minutos. Sacamos y apretamos las hojas para quitarle agua y las disolvemos en el aceite caliente hasta su disolución.
En un cuenco mezclamos los trozos de pollo, el aceite, las especias (salaremos si hiciera falta) y los pistachos troceados. 
Colocamos una capa doble de film transparente sobre la superficie de cocina, quedando un rectángulo. Formamos un rectángulo en el centro, sobre el film, de pétalos de flores. Vertemos la mezcla de pollo sobre los pétalos y los extendemos con cuidado, sobre el pollo colocamos los puerros o los espárragos. Enrollamos cuidadosamente la terrina con el film transparente para formar un cilindro con los puerros en el centro. Rodamos sobre la superficie de trabajo para que salgan las burbujas y giramos los extremos del film. Los atamos con una cuerda. Refrigeramos toda la noche.
Para servir, con un cuchillo muy afilado, cortamos en rodajas y servimos con pan o pan tostado.



Feliz 2014!!!



Inspiración: Malouf


23/12/13

El fantasma de la Navidad presente - Duquesses salades #cocinamallorquina

23/12/13
Amontonados sobre el suelo, formando una especie de trono, había pavos, gansos, piezas de caza, aves caseras, suculentos trozos de carne, cochinillos, largas salchichas, pasteles, barriles de ostras, encendidas castañas, sonrosadas manzanas, jugosas naranjas, brillantes peras y tazones llenos de ponche, que obscurecían la habitación con su delicioso vapor.
Cómodamente sentado sobre este lecho se hallaba un alegre gigante de glorioso aspecto, que tenía una brillante antorcha de forma parecida al Cuerno de la Abundancia, y que la mantenía en alto para derramar su luz sobre Scrooge cuando éste llegó atisbando alrededor de la puerta.
-¡Entrad!- exclamó el Espectro-. ¡Entrad y conocedme mejor, hombre!
Scrooge penetró tímidamente e inclinó la cabeza ante el Espíritu. Ya no era el terco Scrooge que había sido, y aunque los ojos del Espíritu eran claros y benévolos, no le agradaba encontrarse con ellos.
-Soy el fantasma de la Navidad Presente -dijo el Espíritu-. ¡Miradme!. (Cuento de Navidad de Charles Dickens).



Duquesses mallorquines



Ingredientes {para 12 unidades}
2 tazas de harina de trigo 
1/2 taza de aceite de oliva
30 gr. azúcar
1 clara de huevo
100 ml. vino blanco seco

250 gr. carne de langosta cocida (o bogavante, o cangrejo) cortada en trocitos
1 cebolla picada
2 tomates pelados y troceado
1/2 cda. harina
1/2 taza de leche
Nuez moscada
Sal
Pimienta

Elaboración
Mezclar la harina con el aceite, el azúcar, la clara de huevo y el vino blanco. Trabajaremos la masa hasta que ésta se nos despegue de los dedos. Reservamos.
En una sartén rehogamos la cebolla hasta que esté transparente. Añadir el tomate, y remover, dejar que se cueza. Incorporar la cucharada de harina y la leche. Remover y agregar a la salsa la langosta a trozos. Condimentamos con un poco de nuez moscada, sal y pimienta. Cocemos unos minutos.
Extendemos la masa sobre una superficie enharinada hasta un grosor de 1/2 centímetro más o menos. Precalentamos el horno a 180ºC. Engrasamos una bandeja de magdalenas (con aceite o con spray). Con un cortapastas redondo vamos formando las placas que luego colocaremos en la bandeja de magdalenas, formando así la base de las duquesses.
Rellenamos las bases con el relleno de langosta. Horneamos unos 45 minutos o hasta que la masa esté dorada.


Antigua receta mallorquina. Duquesses son unas empanadas rellenas típicas mallorquinas, tenemos la versión dulce rellena de requesón y también existió la versión salada rellena de langosta para la delicia de los paladares nobles de aquella época.



Y hoy llegó el segundo...
11/12/13

El fantasma de la Navidad pasada

11/12/13
Era una figura extraña..., como un niño; aunque, más que un niño, parecía un anciano, visto a través de un medio sobrenatural, que le daba la apariencia de haberse alejado de la vista y disminuido hasta las proporciones de un niño. Su cabello, que le colgaba alrededor del cuello y por la espalda, era blanco como el de los ancianos: pero la cara no tenía ni una arruga, y la piel era delicadísima. Los brazos eran muy largos y musculosos, y lo mismo las manos, como si fueran extraordinariamente fuertes. Las piernas y los pies que eran perfectos, los llevaba desnudos, como los miembros superiores. Vestía una túnica del blanco más puro y le ceñía la cintura una luciente faja de hermoso brillo. Empuñaba una rama fresca de verde acebo y, contrastando singularmente con este emblema del invierno, llevaba el vestido salpicado de flores estivales. Pero lo más extraño de él era que de lo alto de su cabeza brotaba un surtidor de brillante luz clara, que todo lo hacía visible; y para ciertos momentos en que no fuese oportuno hacer uso de él, llevaba un gran apagador en forma de gorro, que entonces tenía bajo el brazo.
- ¿Sois, señor, el Espíritu cuya venida me han predicho? -preguntó Scrooge.
- Lo soy.
La voz era suave y dulce, pero extraordinariamente baja, como si en vez de estar tan cerca de él, se hallase a gran distancia.
- ¿Quién sois, pues?
- Soy el fantasma de la Navidad Pasada.
- ¿Pasada hace mucho? -inquirió Scrooge, al observar su estatura de enano.
- No. La que acabáis de pasar.

(Cuento de Navidad de Charles Dickens)


1.- Salad on stick · 2.- Panettone 

3 fantasmas os visitaran antes de acabar el año y hoy llegó el primero...