19/5/14

Spaghetti integrales al limón

19/5/14
Si alguna vez contara que tuve la suerte de conocerte nadie me creería, nos sentábamos cerca del limonero que teníamos en el jardín, y me contabas las historias que vivías y que veías por el mundo. Mis ojos, llenos de admiración brillaban de envidia y soñaba que algún día me tocaría a mi vivirlo. 

No pensé que mis historias serían diferentes, ignorante de mi, tanto soñaba en las tuyas que olvidé vivir las mías propias, entre enfadada por no ser iguales y decepcionada por la diferencia dejé pasar un tiempo valioso que nunca más volvió. 

A veces es tan simple como dejarse fascinar por los aromas de un simple limonero y quedarse en silencio escuchando madurar los limones, ese punto de acidez ya se encarga la vida de ponerlo. 



El toque ácido del limón en el aliño de las ensaladas, el aroma de la piel rallada en los bizcochos, esa frase tan popular; si la vida te da limones..., o esa limonada fresquita en verano que tanto nos gusta, verdad qué es un fruto que puede contarnos historias? que forma parte de nuestro equipaje culinario, que es básico y muy apreciado. Esta vez es uno de nuestros ingredientes principales, y lo hemos convertido en un plato muy sabroso, fresco y sorprendentemente suave al paladar.

Esta es mi aportación salada al nuevo recetario de primavera verano de Cocina Prêt à porter by Kuki Square, de recetas con frutas.



Espaguetis integrales al limón

Ingredientes
{para 4}

320 gr. Espaguetis integrales
2 limones
250 gr. Parmesano rallado
60 gr. Rúcula
200 gr. Crème fraîche
Sal y pimienta negra

Elaboración
En una olla con abundante agua hirviendo con sal, cocinamos la pasta, unos 8 minutos al dente.
Mientras la pasta se cocina rallamos la cáscara de los limones y la mezclamos con el parmesano rallado. Limpiamos la rúcula y la picamos en trozos más o menos grandes, también añadimos la rúcula al parmesano y al limón. 

Exprimimos el zumo de un limón y añadimos a la mezcla anterior. Cuando la pasta esté cocida, colar y mezclar rápidamente con la rúcula, el parmesano y el limón, lo removemos para que se impregne la pasta y el queso se derrita y le añadimos la crème fraîche. Removemos bien y le añadimos un poco de pimienta negra. Servimos inmediatamente.



Fotos y texto de @catypol para Circus day
13/5/14

Trifle cake

13/5/14
Nacida en época victoriana, nos hizo tomar té a todos los que en su momento la hemos leído. Si esa época es conocida por los cambios extraordinarios que marcaron el país, ella lo fue por su vida, se alistó en el ejercito y aprendió sobre venenos y pócimas que después nos descubriría en sus textos. Describía las escenas y nos hacía involucrarnos en ellas, todos veíamos en nuestras mentes, mientras leíamos, a una señora mayor, que veía todo tan claro que aún sin acabar el libro ya sabía quien era el asesino. O ese Belga y su bigotillo peculiar. Y esa pareja joven, que se conocieron en una guerra, corrieron aventuras siempre juntos y tan enamorados.


Sentémonos en una cómoda butaca, junto una taza de té inglés, un trocito de este rico pastel y disfrutemos de la intriga de un suceso que página a página nos hará olvidar en la época en que vivimos, y nos llevará a la época en que este pastel era servido en esas mesas con viandas a veces escasas, tanta guerra nos hará pasar algo de hambre, por lo que los restos de algo de fruta, de bizcocho, nata, crema, creará unos de los mejores postres que se hace en los países anglosajones y que en Circus day hemos decidido presentarlo así. 


Trifle cake

Ingredientes

1 naranja de zumo limpia y cortada a trocitos
180 gr. Azúcar
3 huevos
100 gr. AOVE Señorios de Relleu
1 yogur
250 gr. Harina repostería
1 sobre de levadura en polvo
1 pellizco de sal
Flan o crema pastelera
Nata montada azucarada
Frambuesas
Grosellas
Mango crujiente

Elaboración
Engrasamos un molde de 20 cm. o bien con spray para ese uso o bien con mantequilla y harina. Precalentamos el horno a 180º C.

En un cuenco ponemos los trozos de naranja, el azúcar y los huevos y trituramos hasta que la masa blanquee y la naranja sea completamente puré. Le añadimos el aceite y el yogur, mezclamos con la batidora durante unos segundos. Añadimos la harina cernida, la levadura y la sal y removemos con una espátula hasta que toda la mezcla quedé sin grumos y esté bien integrada.

Rellenamos el molde con el preparado y horneamos durante 30 minutos o hasta que al insertarle un palillo, éste salga limpio.

Cuando esté frío desmoldamos. Con un cuchillo hacemos un círculo en el centro del bizcocho sin llegar al fondo (ver dibujo de arriba), solo le sacaremos una parte del centro, lo justo para rellenarlo con el flan. Antes de rellenar el centro con el flan, lo rellenamos con las frambuesas, después le añadimos el flan y sobre éste terminamos de rellenar con más frambuesas. Si el flan estuviera todavía caliente, dejaremos el bizcocho relleno dentro del frigorífico para que se enfríe todo bien.

Sobre las frambuesas, añadimos la nata montada haciendo que corone el bizcocho, y encima de la nata montada esparcimos a nuestro gusto grosellas y mango crujiente. 

Dejar en el frigorífico hasta la hora de servir.



Si en lugar de flan nos decidimos por crema pastelera puede pasar que se hunda con el peso, el flan queda más firme, o hacer lo que yo no hice, dejar más base para que aguante el peso. Y por supuesto no hace falta que diga que la fruta puede ser cambiada por la que más os guste o la que tengáis en casa. Esta es mi aportación dulce al nuevo recetario de primavera verano de Cocina Prêt à porter by Kuki Square, de recetas con frutas.



Nota de Agatha: no hace falta que le pongáis veneno, todos caerán "muertos" de gusto una vez que lo hayan probado. Y recordad! no siempre la culpa es del mayordomo, en este caso la cocinera tiene mucho que ver.

Receta y fotografía de @catypol para Circus day