28/2/14

De cruasán a croissants aux Amandes [mini reto]

28/2/14

La primera vez que hice cruasán sentí que esa no era mi masa preferida, me pareció difícil, y aunque el resultado fue delicioso pensé que #niloca volvía a hacerlo. Pero cosas de la vida y de Facebook, un día apareció un mini reto que hizo que me lo pensara, menos mal pues cambié totalmente mi parecer sobre esta masa que tanto me gusta. 

Gracias a Laura de Because, que empezó mostrándonos unos deliciosos Croissants aux Amandes, que ella había adquirido en la conocida pastelería "La Suiza" en Bilbao, y empezó a "maquinarse" lo que un mes después, con muchos Tweets  divertidos y WhatsApps con interrogantes ha salido a la luz. Los maestros de orquesta fueron Raúl y Virginia
Es una exquisitez que hiere nuestra sensibilidad para los que estamos a dieta, pero que si no es así podéis disfrutar tan ricamente, repitiendo si hace falta pues uno solo, y si es pequeño como los míos, te sabe a poco. A mi que me gusta compartir, decidí que era buen momento que los vecinos participaran del espectáculo, así que regalé unos cuántos, y la felicidad llegó a más gente #sindolor.



Mi receta elegida para conseguir la masa del cruasán es la del conocido Richard Bertinet, que tiene su libro Crujientes, y que Marga, tan guapa ella, nos puso hace unos días en su blog. Y la crema de almendras me fue cedida por la maravillosa Juana, y que encontraréis también en su blog, la receta pertenece a Michel Roux.  Y como hoy vais a ver muchos y maravillosos Croissants aux Amandes en la red, he decidido que mejor enlazaros a las recetas. Pero no sin antes contaros lo feliz que me he sentido el dar otra oportunidad a esta masa, qué me ha parecido fácil elaborarla, pero que me queda mucho para que el resultado sea perfecto, así que tendré que hacerla en más ocasiones, no creéis?


Ésta es una receta de aprovechamiento, pues se usan los cruasán duros o de días pasados, rellenándolos de la crema de almendras y horneándolos otra vez, para que el resultado sea espectacular. Si no disponéis de tiempo para hacer el hojaldre, o no os apetece, podéis usar el hojaldre elaborado de venta en comercios, o el cruasán que compréis en la panadería también vale. Es fácil, pero cuidado! no podréis parar de comerlos ;)


Feliz fin de semana!!


12/2/14

Bizcocho de pistachos

12/2/14
Descubrí que mi felicidad no es ir todo el día con una sonrisa, ni que el corazón vaya desbocado, ni tan siquiera que los pensamientos positivos que puedan pasearse por mi cabeza, sean una estaca inamovible. Ni tengo que ir regalando corazones a todo el que me rodea pero tampoco ofreciéndoles manzanas envenenadas.

Descubrí que la mía es etérea, espontánea, pedante, milagrosa y tiene mala cara cuando se levanta por la mañana. A veces me dice no toques eso, no hagas nada, mira hacía delante o pasa página. Descubrí que tiene su propio lenguaje, o yo no la entiendo o busca equilibrio y está demasiado clara. No tiene color pues un día es rojo, y al otro se vuelve malva, y si es de esos días grises no importa ya cambiará la gama.

Descubrí que está llena de pequeños detalles, de un pasado, de un presente siempre moldeable, descubrí que a veces es pena y a veces hasta lágrima. Que se va pero siempre vuelve y me sorprende despeinada. Mi felicidad no tiene nombre, ni dueño, ni casa, todo forma parte de mi y a veces hasta va de prestada.


Descubrir un libro que me gusta desde principio a fin, me hace feliz, además me encanta la maquetación del mismo. Y si me gustan todas las recetas del libro, más feliz estoy, pero si la primera que hago me resulta perfecta y además deliciosa, tanto que desapareció en un abrir y cerrar de ojos, eso ya lo tengo que #etiquetar. Pero no os voy hablar del libro en cuestión, si no de la receta por qué espero que si un día la probáis os haga tan feliz [al menos un ratito] como me lo ha hecho a mi.

Bizcocho de pistachos

Ingredientes para 2 bizcochos pequeños o 1 grande

4 huevos
220 gr. azúcar
100 gr. nata de avena
80 gr. AOVE Delicate Señorios de Relleu
220 gr. harina
70 gr. pasta de pistacho
6 gr. levadura en polvo
Pistachos troceados para decorar
1 poquito de azúcar líquido o miel o sirope de ágave

Elaboración

Precalentar el horno a 200 º C. Preparamos un molde o dos según el tamaño, con el spray o untado de aceite y harina para que no pegue.
Batimos en la batidora los huevos con el azúcar, hasta blanquear. Mientras calentamos un poco la nata y se la añadimos a los huevos una vez blanqueados, junto con la pasta de pistachos.  Mezclamos y le añadimos la harina tamizada, con la levadura en polvo. Por último mientras se mezcla, vertemos a la masa, el aceite y dejamos de batir cuando todo esté bien integrado.
Vertemos la masa en el molde, o moldes, y horneamos 5 minutos a esa temperatura. Bajar la temperatura a 160º C durante 35 minutos. Comprobamos que el bizcocho ya está listo pinchando con un tester o cuchillo y si sale limpio está en su punto. Desmoldar y dejar enfriar. Pincelamos un poco con azúcar líquido o miel y espolvoreamos con los trocitos de pistacho para que se quede pegado.

Nota para las dudas planteadas: Nata de avena? sustituirla por nata [de leche] u otra nata (en otros países la llaman crema). AOVE (Aceite de oliva virgen extra) sustituirlo por otro aceite. Pasta de pistachos (de venta en tiendas de pastelería creativa) sustituir machacando los pistachos y añadiendo unas gotas de esencia de pistachos.


Y para vosotros, es de color la felicidad, tiene sabor o es parecida a la mía?



Inspired: À la Mère de Famille
3/2/14

Pan con chocolate

3/2/14
Miguel la esperaba sentado en un banco del parque, cuando la conoció sintió su corazón latir con fuerza y por un instante, el primero en su corta vida, se quedó quieto. Ahora ya son amigos, juegan todos los días juntos y se cuentan los secretos que no pueden contar a los mayores. Se acercaba el día de su primer aniversario, no era un aniversario cualquiera, fue la primera vez que se hablaron, pero no eso de decirse hola, que era lo que hacían los demás, ellos se dijeron más palabras y se gustaron.

Como viven cerca se esperan para hacer juntos el camino y reírse un poco del señor Juan que cada día arranca una flor de su jardín y se la regala a su mujer, o de Camilo que hace que se ata un cordón del zapato mientras mira de reojo a la nueva chica de la panadería. Y así el camino se les hace más ameno y divertido.

Ay! [suspiro] el amor, demasiado complicado, o no? si tuvieran que explicarlo sólo podrían hablar de sentimientos, hay quién dice que no se define que se siente, sólo se siente. Así que cuando le pregunté a Marta: tú que sientes? ella simplemente dijo.- tengo hambre, dejó de pintar, se acercó a su bolsita de merienda y saco chocolate, yo puse el pan y lo compartimos. Así es el amor!




Se acerca el 14 de febrero y aunque no es una fecha que celebre especialmente me gusta verla desde la perspectiva de los niños, ellos no lo ven igual, no la disfrutan igual y por supuesto no es materialista, así que el pan con chocolate de toda la vida le hemos convertido en un Circus day para disfrutar juntos. Disfruten del amor sea cual sea la edad.

Pan con chocolate

Ingredientes

Para la masa:
300 gr. agua
1 cubo de levadura prensada fresca
540 gr. harina
2 cditas. de sal

Para el montaje
Brochetas de madera largas y gruesas (mejor)
Bigotes y labios de chocolate
Ojos de caramelo
Un poco de chocolate para que haga de pegamento

Elaboración

Amasamos durante cinco minutos [con amasadora] todos los ingredientes de la masa y dejamos dentro del cuenco hasta que doble su volumen. Ponemos las brochetas de madera en remojo. Sacamos del cuenco la masa y la dividimos en cuatro partes. Con cada parte formamos un rulo largo con las manos. Enganchamos el rulo a la brocheta formando una espiral. Precalentamos el horno a 200º. Tendremos preparado un molde cuadrado con paredes altas y colocaremos las brochetas de tal modo que los extremos de ellas posen sobre los lados del molde y la parte de la masa no tocará la base. Dejamos que la masa vuelva a crecer y la untamos con un poco de aceite. Horneamos durante 20 minutos, hasta que estén doradas.


Una vez frías. Derretimos un poco de chocolate para que éste actúe de pegamento entre el pan y el chocolate. Ponemos una gota detrás del bigote y los labios y pegamos sobre el pan. Lo mismo con los ojos de caramelo. Dejamos enfriar unos minutos en el frigorífico y podremos servir la merienda.







Inspired: Purple chocolat Home

Texto y fotos: Circus day by CatyPol