31/5/11

Tuxedo Tart

31/5/11
Un sábado por la mañana cuando la casa todavía está tranquila, todos duermen, me gusta levantarme y pasearme por ese silencio, escucho al Sr. Gorrión saludarme, a las perras desperezarse e incluso si me empeño puedo llegar a oír a un vecino a la carrera. El ruido del reloj poco a poco me vuelve a la realidad del tiempo pasado y de pronto todo empieza a funcionar, los grifos del baño, los dibujos en la tele, los chillidos de buenos días, el hambre de las perras, la cafetera, la tostadora y el sonido de mi voz__suena el timbre (riiiinnn, riiiiinn, riiiinnn) y repito__alguien puede abriiiiiirr, llaman a la puertaaaa.

Al final tengo que abrir yo, me miro el pijama (menos mal que no está manchado), me recojo el pelo, me froto la cara para espabilarme y abro la puerta. En la puerta hay un señor, no sería nada extraño si no fuera que va vestido con un esmoquin. Mi cara debe ser un poema pues el señor me sonríe y me pide un café, aquí es cuando me acuerdo de mi madre cuando me decía__no hables con desconocidos, nunca sabes que puede pasarte. En fin!, ese día debía estar aventurera así que le dejé pasar, de repente parecía que había vuelto al silencio de recién levantada, todo enmudeció, todo se centró en ese extraño que había dejado entrar en casa y que tan elegantemente se dirigía a la mesa del desayuno. __Buenos días, familia! qué tal han dormido?, soñaron felices? _dijo sin más y se sentó.

El estupor general era tan latente que tuve que animar a todos a sentarse a la mesa. Y cómo si fuera uno más empezaron los interrogatorios, más ruido, platos y tazas, las perras, y todo volvió a la normalidad, hasta hubo risas y armonía. Al despedirse nos dejó un regalo, una tarta que haría que esa mañana sería recordada no porqué tuviéramos un extraño a la mesa, sino por la elegancia de su esmoquin, y por el sabor de la deliciosa tarta. 


A saber que:

Tuxedo.- la traducción de esta palabra inglesa sería esmoquin, sí, sí, el traje de etiqueta que suelen ponerse los señores para un evento especial, pues ese mismo...

Half & half.- es una crema americana, ligera y que se usa para tomar café y también en pastelería, cómo aquí no venden esta crema la tenemos que hacer nosotros, no es difícil pues ya lo dice su nombre es medio de leche y medio de nata espesa pero siempre hay más cantidad de nata que leche (en este caso yo use crème fraîche, pues es más espesa)


Tuxedo tart


Ingredientes

30 gr. fécula de maíz o de patata
220 gr. azúcar
1/4 cdta. sal
5 cdas. cacao puro
750 ml. half & half ( 250 ml. de leche y 500 ml. de nata espesa)
6 yemas de huevo
2 cdtas. extracto de vainilla
2 cdtas. mantequilla
170 gr. chocolate negro a trocitos
1 base de galletas Oreo ( incluida la crema de la galleta mezclada con mantequilla)

Elaboración
Primero prepararemos la base de galletas y mantequilla (más o menos 100 gr. de galletas trituradas con 40 gr. mantequilla a temperatura ambiente, mezclamos bien hasta formar una masa) forramos con esta masa la base de un molde de 20 cm. y dejamos en el frigorífico durante la preparación del pastel.

En una cacerola mediana cernir juntos la fécula, el azúcar, la sal y el cacao. Integramos el half & half (en este caso la leche con la nata) y ponemos al fuego, batiendo hasta que la mezcla esté bien integrada. Batimos las yemas de huevo, y las mezclamos con el preparado, una a una, removiendo hasta que quede suave.

Cocinamos la mezcla a fuego medio, revolviendo continuamente, hasta que empiece a espesar y se formen burbujas. Reducimos el fuego a bajo, y continuamos la cocción, revolviendo continuamente durante 1 minuto. Para comprobar la consistencia de la crema, pasamos el dedo por la parte de atrás de la cuchara de madera; cuando sale un sendero limpio que no se llena en cuando se quita el dedo, está listo.

Quitamos la crema del fuego y vertemos a través de un colador de malla fina que se coloca sobre un recipiente limpio. Batimos la vainilla, la mantequilla y el chocolate negro a trocitos en el colado hasta que esté completamente derretido y combinado. Con cuidado, vertemos la mezcla sobre la base de galleta dentro del molde, aplanando el preparado. Refrigeramos la tarta durante al menos 6 horas, o durante la noche, hasta que esté firme y muy fría.

Decoramos con chocolate blanco como si fuera un Tuxedo (esmoquin).




Relato y fotografía: @catypol para Circus day
24/5/11

Corn dog

24/5/11
Se cuenta que en el siglo pasado, un turista americano fue a la ciudad de El Cairo, Egipto, con la finalidad de visitar a un famoso sabio. El turista se sorprendió al ver que el sabio vivía en un cuartito muy simple y lleno de libros. Las únicas piezas de mobiliario eran una cama, una mesa y un banco.
– ¿Dónde están sus muebles? – preguntó el turista.
Y el sabio, rápidamente, también preguntó:
– ¿Y dónde están los suyos…?
– ¿Los míos? – se sorprendió el turista. ¡Pero si yo estoy aquí solamente de paso!
– Yo también… – concluyó el sabio.

(Relatos cortos con moraleja)

{English recipe below}


Eramos familia de tradiciones por lo que las que nos permitía el bolsillo nos las gastábamos en platos que sabríamos de sobra nos gustarían pero no se cocinaban en casa. La frase que más repitió ella durante largos años fue, no sé qué hacer mañana para comer!, así que cuando crecimos y nos marchamos, vamos a comer, entre otras, cuando echamos de menos sus platos de siempre, y en ella crece la felicidad.

Con el tiempo nos seguimos reuniendo alrededor de la comida, para celebraciones sobretodo, pero también para seguir hablando sobre nuestro día a día, ya no es todo tan tradicional, nos hemos abierto a probar novedades más allá de los mares, y ella lo acepta aunque no le entusiasme y participa en esas comidas, siempre dejándonos a todos con buen sabor de boca pues ella termina sonriendo, no está cerrada a las novedades, y como novedad también lo hago en casa, y sorprendo a mis hijos con comidas de otras tierras, ellos ya han crecido con sabores internacionales, aunque a veces los sorprendo con los tradicionales y se maravillan igual.

Corn dog

Ingredientes
{para 4}

100 gr. de harina de trigo
100 gr. de harina de maíz
2 cdas. de azúcar
1 cdta. de sal
1 cdta. de levadura en polvo
1/2 cdta. de bicarbonato
1/2 cdta. de pimienta negra
225 ml. de leche
1 huevo
4 hot dogs {mejor caseros}, receta aquí
Aceite para freír
Palitos de madera para pinchos

Ketchup y mostaza para acompañar

Elaboración

Ponemos una sartén grande al fuego con abundante aceite. Tamizamos las harinas, el azúcar, la sal, la levadura, el bicarbonato y la pimienta, mezclamos. Añadimos la leche y el huevo batido. Mezclamos todos los ingredientes hasta formar una masa sin grumos.

Ponemos parte de esa masa en un vaso largo de tubo, no hasta arriba del todo pues tenemos que rebozar la salchicha dentro del vaso. Insertamos las salchichas en el palito de madera y rebozamos bien, freímos (3 o 4 minutos). Sacamos de la sartén y dejamos en un plato con papel absorbente para eliminar el exceso de aceite. 

Servimos con ketchup y mostaza.



[English recipe]

Corn Dogs

Ingredients {Serves 4}
3/4 cup all-purpose flour
3/4 cup cornmeal
2 tbsp granulated sugar
1 tsp salt
1/2 tsp baking powder
1/8 tsp baking soda
1/8 tsp black pepper
3/4 cup whole milk
1 egg
4 hot dogs {homemade} recipe here
1 quart vegetable oil for frying
4 wooden skewers
ketchup and yellow mustard, for serving

Method
Preheat oil in a large, heavy pot over medium-high heat. Mix flour, cornmeal, sugar, baking powder, baking soda, salt and pepper in a bowl. Stir in milk and egg and whisk gently until fully combined. Once the oil reaches 360ºF, thread hot dogs onto skewers. Dip each in batter, rolling until fully coated, and quickly drop entire stick into oil. Fry two at a time for 4 to 5 minutes. Drain on paper towels. Repeat for remaining corn dogs. Serve warm, accompanied by ketchup and mustard.


Matt Armendáriz
11/5/11

Bocados de pescado con cacahuete y coco

11/5/11
Y María nos contaba que uno no se siente pobre, es pobre, y sentados junto a ella cerca de la chimenea nos relataba como un pescador que tenía tres hijas decidió un día casar a la mayor con un ricachón, al menos, se decía él mismo, ésta no pasará hambre. 

La segunda hija que era muy delgadita y comía poco se quedaría a su lado, para cuidarle cuando hiciera falta, y la pequeña que era la más espabilada la dejó libre, le dio la última moneda que tenía, un poco de pan y pescado seco y la marchó a recorrer mundo. 

El tiempo fue pasando más rápido que despacio, la hija que lo cuidaba no dio muestras de desaprobación con las decisiones tomadas por él. De la mayor sabía que aunque rodeada de lujo y sirvientes nunca demostró interés por su marido así que él viajaba mucho y ella pasaba mucho rato sola.

Y de su hija pequeña no supo más, no topó con ningún viajante que le hablara de ella, ni siquiera los peces que pescaba cuando echaba la red al mar le consolaban, muchas noches cenaban de pescado, lo hacían en silencio pues hasta las palabras se habían agotado desde aquella vez que habló para separarlas.

María terminaba las historias con alguna frase de las suyas__Uno no se siente pobre, es pobre cuando no tiene fuerza para seguir luchando y pierde hasta las raspas para mantenerse en pie.


Cuando se tienen niños pequeños las formas de "disfrazar" la comida para que ellos se la coman y nosotros tenerlo más fácil es cuestión de replantearse como cocinarla, muchas veces debido al tiempo, a la falta del mismo, no lo vemos claro y cocinamos a veces lo mismo para que se lo coman y otras nos peleamos para que lo que no les gusta termine en su estómago.

Esta es una receta que es mejor hacer con pescado blanco, merluza, bacalao, rape, por supuesto sin espinas y le daremos un pequeño toque, en el rebozado; con cacahuete y coco molidos, podemos acompañar con un poco de mayonesa, o salsa agridulce, o tomate frito, lo que más nos guste, junto con patatas chips o ensalada.

Bocados de pescado con cacahuete y coco

Ingredientes

100 gr. coco rallado
80 gr. cacahuetes sin sal
2 huevos
1 cucharada de salsa de soja
Una pizca de sal
45 gr. fécula de patata o maíz
450 gr. pescado blanco a trocitos
Aceite para freír

Elaboración


  1. Molemos los cacahuetes y el coco. Ligamos el huevo, la soja y la sal en un cuenco. Ponemos la fécula en otro cuenco y por último la mezcla de cacahuetes y coco en otro cuenco. Rebozamos los trozos del pescado en la fécula hasta que queden bien cubiertos, los pasamos por la mezcla de huevo y cubrimos con la mezcla de cacahuete y coco. Refrigeramos unos 15 minutos.
  2. Ponemos el aceite en la sartén y calentamos, una vez caliente freímos los trozos de pescado hasta que se doren, escurrimos el sobrante de aceite sobre una servilleta de papel y servimos acompañados de los que más guste.


Relato y fotografías: @catypol para Circus day