Pastel de miel Judío

Reconozco mi ignorancia por la cocina Judía, eso lo digo teniendo conocimiento que hemos heredado mucho de esta comunidad refiriéndome a la...

Reconozco mi ignorancia por la cocina Judía, eso lo digo teniendo conocimiento que hemos heredado mucho de esta comunidad refiriéndome a la gastronomía. Platos conocidos de la isla son herencia de la historia y migración de un pueblo que se extendió por el Mundo falto a veces de comprensión. Supongo que todos somos conocedores de la comunidad Judía en nuestra ciudad, quizás la que menos ruido hace pero no por eso deja de ser parte de nuestra historia. Son conocidos por su trabajo en el gremio de la joyería, también aquí, era así entonces, ahora ya no sé si seguirá siendo.


Últimamente hemos conocido o resaltado la gastronomía de Yotam Ottolenghi, a todos nos parece deliciosa, es valorada y experimentada, así que no necesita presentación. Pero si vamos más lejos podemos encontrar mucho más, por eso al descubrir el bizcocho de miel de Hayley Smorgon y Gaye Weeden me pareció que también debían conocer a estas dos mujeres australianas, Judías y escritoras de libros de cocina con tradición y corazón.

Es tanta la cantidad resultante que yo me atreví a experimentar con un monde bundt, y también con moldes más pequeños con forma de helado y que son aptos para horno además de frío. Pero la próxima vez usaré un molde grande de unos 24 cm. que es lo que ellas aconsejan, pues es un bizcocho muy ligero y con éste tipo de molde no terminó de convencerme, eso sí! es precioso. Lo que si me gustó mucho es la miel, la textura del bizcocho y el que no fuera excesivamente dulce, en Deliciosso podemos encontrar muchos sabores que le darán ese toque especial. Además no os podéis perder la preciosidad de cerezos, y por supuesto las cerezas, que tiene esta empresa. El florecer de estos árboles tan lindos llena de felicidad. Bueno, qué me desvío!!!


Pastel de miel Judío

Ingredientes
4 huevos tamaño grande
200 gr. de azúcar
200 ml. de miel Deliciosso
250 ml. de AOVE Señorios de Relleu
700 gr. harina de espelta con 1 sobre de levadura en polvo (o harina con levadura) tamizada
1 taza de té negro fuerte ( hecha con 3 bolsas de té )
Azúcar glas para espolvorear o glaseado (opcional)


Elaboración
Precalentar el horno a 180º C. Engrasamos el molde que queramos usar. Separamos las yemas de las claras y batimos las claras a punto de nieve, reservamos. Por otro lado batimos las yemas con el azúcar hasta que doble el volumen. A ésta mezcla añadimos la miel, poco a poco, y después el aceite. Yo uso la KA. 
Alternando los ingredientes, vamos incorporando la harina con la levadura, tamizada y el té negro, poco a poco y que se mezcle bien. Por último, añadimos las claras montadas, removiendo de abajo a arriba hasta que se quede una mezcla homogénea. 
Verter la mezcla en el molde preparado y hornear durante 1 hora, hasta que al pinchar con el tester, éste salga limpio. Dejar enfriar.
Tamizamos con azúcar glas o con glaseado de azúcar.

No es un bizcocho excesivamente dulce.
Yo usé un té negro con naranja, para la infusión.




[English recipe]

Jewish honey cake

Ingredients
4 eggs, separated
1 cup sugar
1 cup honey
1 cup vegetable oil
3½ cups self-raising flour
1 cup strong black tea (made using 3 tea bags in 1 cup boiling water)
icing sugar, to serve (optional)

Method
Preheat the oven to 180°C. Grease a 24 cm chiffon cake tin, then mould some foil onto the bottom of the tin to prevent leaking and sticking. Beat the egg yolks and sugar using an electric mixer until pale and fluffy. Add the honey and beat well, then beat in the oil.

In a separate bowl, beat the egg whites until stiff peaks form. Alternating the ingredients, gradually beat the flour and tea into the egg yolk mixture, the fold the egg whites into the batter.

Pour the batter into the cake tin and bake for 1 hour. Remove from the oven and leave to cool. If the cake does not come out easily, put hot water onto a tea towel and put it on the base of the cake to ease it out. Sift icing sugar over it before serving, if desired.


El bizcocho de miel Judío es llamado también Lekach, éste es una versión de las muchas que existen. 

Con esta receta participo en el concurso que la empresa Deliciosso ha organizado.

Recipe from Cooking From The Heart: A Journey Through Food by Hayley Smorgon and Gaye Weeden.

También podría gustarte

61 comentarios

  1. Pues Caty yo no tenía ni idea de la existencia de estas dos mujeres australianas, no había oído hablar de ellas jamás de los jamases, pero vaya, en cuanto vuelva del trabajo empiezo a investigar, quiero saber más.
    Por otro lado, tengo que decirte, que el molde que has usado para el bundt es mi favorito, estoy enamoradísima de él y aunque tuviera que dividir la masa en dos, yo también lo habría cogido, porque hay que ver que monada al servirlo. Tiene que estar bueno seguro, y la tetera es chulísima, así que has plasmado una merienda ideal, que si pudiera, no dudaría en ir a compartir contigo para que me contaras más sobre la isla por ejemplo.
    Te deseo un buen dia y te mando un besote!

    ResponderEliminar
  2. Yo tampoco conocía a estas dos escritoras. El bizcocho me encanta con ese molde pero como no me gusta el té...no sé si podría hacerlo sin él o sustituirlo por otro ingrediente.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El té negro cuando está integrado con los demás ingredientes no se nota, simplemente es agua caliente pero con el sabor del té, si no te gusta usa sólo agua.
      Un besito

      Eliminar
  3. Me encanta¡¡¡ con AOVE, miel, y esa miga, si es que al final lo más sencillo es lo que más me gusta¡¡
    Gracias por las referencias, tendré que indagar un poco más.
    Un beso grande, en tres dias nos vemos¡

    ResponderEliminar
  4. Te ha quedado precioso!!!! y sí, tiene una pinta muy esponjosa. Interesante tu introducción, yo soy amante de la cocina y cultura judías!
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Es un bizcocho precioso y suculento, ummmm, me encantan los polos-bizcocho, como siempre tu imaginación es enorme, la tetera una monada, tendré que hacerme con un molde de bundt es una pasada bssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es necesario un molde de bundt, es más yo la próxima vez usaré otro.
      Besitos

      Eliminar
  6. La verdad es que no conozco para nada a estas dos cocineras pero gracias a ti empezaré a investigar. La semana pasada hice un bizcocho de miel y nueces que nos encantó así que esta nueva versión con te negro habrá que probarla. Las presentaciones que has hecho me encantan pero si tú me aconsejas no utilizar un molde de bundt habrá que hacerte caso (aunque son tan monos) Por cierto, de qué marca es el molde de helado que sirve tanto para frío como para horno, me ha encantado.
    Un besito desde Las Palmas.

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola!! Anoto la receta de este bizcocho, que soy muy "bizcochera" y no tengo ninguna receta de este tipo, con miel y, como dices, con claras reminiscencias judías... Voy a seguir echando un vistazo a tu blog y ya me quedo por aquí...

    Un saludo,
    Marta ("Sweet & Home la Vida es Dulce")

    ResponderEliminar
  8. Caty me encanta esta receta, la cocina judía me fascina.... y esta aportación con el te... y el resto de ingredientes me ha parcido lo mas. Por cierto me encanta tu stand cake, que llevo detrás de él, desde que se lo vi a Helen de Tartalette. ¿Sería mucho preguntarte donde lo has conseguido???. Gracias. Bss

    Virginia "sweet and sour"

    ResponderEliminar
  9. Me ha encantado la receta y las fotografías. Soy un admirador de la cocina Kosher. Tiene sus limitaciones pero posee un atractivo bestial para mi. No he probado a hacer ninguna receta judía y no conocía a estas dos mujeres.
    Te felicito por el resultado final del conjunto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Conozco algunos platos de la cocina judía y me gustan mucho, sobre todo los dulces ;p. Tengo un libro de dulces de la cocina judía que se llama "Dulce lo vivas" de Ana Bensadón que tiene unas recetas deliciosas. Este bizcocho me ha encantado, tiene una pinta fantástica y ese molde... ese molde me re-chifla y los de forma de helado también. MUY RICO. Un besote grandote,

    www.cocinaamiga.com

    ResponderEliminar
  11. Caty, es cierto que Ottolenghi es archiconocido entre los cocinillas (no es para menos porque tiene unas recetas fabulosas) pero me gustaría recordar que Ottolenghi son dos personas: Yoham Ottolengi y su socio Sami Tamimi. Ambos llevan el negocio de esta "marca". Pero se nos olvida el pobre Sami y le dejamos fuera y no deberíamos...pobre :( Es como si habláramos sólo de Mortadelo, o de Tip o de Zipi. Nos resultaría extraño ¿verdad? Pues vamos a darle a Sami la relevancia que merece entre todos. ¿Te parece?

    A estas dos mujeres que mencionas no las conocía pero ya me está faltando tiempo para ponerme a buscar información sobre ellas. La cocina judía me resulta rica e interesante. La conozco poco pero intuyo que tiene mucho que ofrecer y mucho de mi gusto.

    Desde luego, que si este bizcocho es una muestra de ello y tu lo recomiendas, entonces merecerá la pena informarse más.

    Gracias por el post y por abrirme los ojos un poquito más :)

    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón, Sami también es importante y no lo incluimos, aunque en el libro que yo tengo (el gourmet vegetariano) sólo esté él, pero en los agradecimientos habla de la amistad con Sami, además son los dos autores del libro Jerusalem. Gracias por recordarlo!

      Un besito, guapa

      Eliminar
  12. Yo tampoco conocía la gastronomia judía, es más, hay tantas artes culinarias que no conozco y que me fascinan que habrá que documentarse un poco más y experimentar entre mis fogones. A mi el resultado de tu bizcocho me encanta. Besos!

    Ana

    ResponderEliminar
  13. Queda precioso!! Y esa foto del corte es mortal!! Parece muy jugoso y con el sabor a té y miel es seguro que me gusta =D
    UN beso

    ResponderEliminar
  14. Me gusta mucho curiosear en las gastronomias del mundo aunque solo sea para descubrir cuantas cosas tenemos en común, cuando la materia prima es la misma es seguro que nos encantará. Me llama mucho la atención lo del té, lo probaré enseguida aunque da pie a poner cualquier infusión ¿verdad? ahora que me ha dado por secar florecitas para infusionarlas... Tengo ganas de comprar el libro de Jesusalem, he visto el Preview en Amazon y tiene muy buena pinta, lástima que no esté en castellano. Buscaré a las escritoras que nos comentas, gracias por descubrirlas ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que sí, cualquier infusión estará bien, yo también tengo ganas de Jerusalem, pero visto el descubrimiento de estás mujeres no sé yo si investigar más.
      Un besito, guapa

      Eliminar
  15. Hoy vas a tener por lo menos a la mitad de l@s comentaristas de este post bien entretenid@s en busca de información sobre las cocineras y sobre la cocina judía. Tú si que sabes hacer que nos pique la curiosidad presentando un delicioso bizcocho y unos bizcopolos super originales.
    La tetera es preciosísima igual que las fotos.


    Esta tarde toca culturizarse con la cocina judía e investigar....

    Mil besitos.

    ResponderEliminar
  16. Me considero una gran ignorante de la cocina judia, me queda tanto por aprender, de esta y de otras tantas cocinas que me falta tiempo por todos lados. La presentacion es estupenda Caty, me gusta mal la del bizcocho grande mas que la de los helados, pero es una alternativa. besos guapa, y buen trabajo.

    ResponderEliminar
  17. Me gusta la receta pero me fascinan las historias que hay detrás, conocer recetas de otras culturas.
    Fabuloso.
    Por cierto, me encantan tus moldes de helado-bizcocho ¿son de silicona?
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son de Silikomart (easycream), el módelo chocostick.
      Un besito

      Eliminar
  18. Caty, es imposible controlar todas las culturas gastronomicamente hablando...imposible.
    Apenas dominamos la nuestra a fondo...
    pero es cierto que en otras culturas hay platos que si son muy interesantes y que merecen la pena.
    Esta tuyo de hoy con su miel, aloe vera...y con su historia, es digno de leer y aprender algo mas.
    Nunca me acostaré sin saber algo nuevo ...hoy gracias a ti!
    Un beso

    ResponderEliminar
  19. No conocía nada, inculta que es una no?
    Te doy la razón en una cosa, este bizchocho en un molde "normal" a mi me hubiera gustado más, como más bizcocho, no se si me estoy explicando.
    Tengo que hacerlo que además con el té una delicia.
    Besazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para nada, no eres inculta, no podemos saberlo todo y eso no nos hace ignorantes, y sí, te explicaste bien, un molde de bizcocho sería estupendo.
      Un besito

      Eliminar
  20. Yo no conozco demasiado la comida judía y tampoco conocía a estas dos escritoras, pero después de ver recetas cómo la tuya me vienen ganas de saber más y más cosas de otras cocinas del mundo ;)

    Te ha quedado fabulosa :P

    Besitos guapa!

    ResponderEliminar
  21. Que curiosa la receta, que combinacion de ingredientes!! yo soy una apasionada d elos bizcochos y este tiene una pinta deliciosa, te aseguro que lo probaré.

    ResponderEliminar
  22. Jajajaja...cuanto aprendemos contigo Caty! Yo tampoco ni idea de la cocina judía, y eso que aquí en Galicia, hay un pueblo en Ourense, Ribadavia, que tiene un barrio judío y pertenece al circuito de juderías españolas. Son muy conocidos los dulces judíos de Herminia en ese pueblo, salió en el Comidista ( http://blogs.elpais.com/el-comidista/2012/11/dulces-judios-sefardies-tahona-herminia-.html )

    Aparte de eso, jamás probé ningún dulce judío...y ahora haces que me entre el gusanillo...aunque tengo tantas otras cocinas antes...empezando por la mallorquina :-)

    Besos, Caty. La tetera también me encanta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa, voy a ver me parece muy interesante.
      Besitos

      Eliminar
  23. Me han encantado las 2 presentaciones.
    Un saludito

    ResponderEliminar
  24. Caty, contigo siempre aprendemos algo nuevo.
    Nunca he hecho un bizcocho con té, seguramente algún día cae, porque tiene una pinta buenísima.
    besos,

    ResponderEliminar
  25. te lo tengo que copiar, no sé en qué versión porque ambas me encantan, un beso grande

    ResponderEliminar
  26. Me encanta chiki!! sabe mucho a té???, crees que le puede gustar a los niños???...se ve tan tierno y blanquito!!!!
    Siempre me gusto la gastronomía Judía, y cada vez que veo una receta con esos orígenes quedo tentada de hacerla..así que este bizcocho será el próximo que haga! :)
    Gracias por hacer que la tetera luzca tan bonita en tu casita amiga, te mereces esa tetera y mucho más!
    loviu Caty Pol

    ResponderEliminar
  27. Me parece un bien bizcocho que tendré que probar porque me resulta bastante nueo con esos sabores de la miel y el te negro. No soy mucho de te yo la verdad, pero me parece que el toque que le da si me gustara.
    No conocía a estas dos mujeres la verdad y munca esta de más saber cosas nuevas.
    Un besin.

    ResponderEliminar
  28. Con lo que me gustan los bizcochos ese seguro que me encanta, me han regalado unos tés pero no hay ninguno negro, igualmente probaré. Un beso.

    ResponderEliminar
  29. Metidas como estamos en este mundo gastronómico, no podemos ni debemos cerrar puertas a ninguna vertiente. No conozco nada, pero nada, de la gastronomía judía, y seguro que es rica y variada por ser una cultura que de alguna manera se acerca a la nuestra, aunque solo sea porque en algún punto del mapa el mar Mediterráneo le llega. Pero basta que llegues tú, con tu pastel de miel, que nos hables de estas dos mujeres, para que el gusanillo curiosón empiece a moverse dentro de mi y me empuje a saber sobre ellas.

    Me ha dejado boquiabierta la cantidad de miel que se utiliza para elaborarlo. Sin duda hace honor al nombre y seguro que el sabor a miel es más que importante. Bueno, sin ella, no sería un pastel de miel, sin duda.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  30. Pues yo no conozco nada de la cocina judía, es más tampoco conocía a Ottolenghi hasta que tú y Juana estuvisteis aquí en Madrid y buscasteis su libro, así que ... todo lo que conozca a partir de ahora será gracias a tí que te llevaste el último libro "arrebatándoselo" a Juana de las manos, jajaja jajajaja.

    Este bizcocho se ve precioso con ese molde, la tetera preciosa y las fotos divinas !!!

    Besazos grandotes corazón

    ResponderEliminar
  31. Todo lo que sea aprender, ¡bienvenido sea!, y al menos a mí me has dado a conocer a otras dos cocineras.
    Fantástico bundt.....
    Un besazo
    Marialuisa

    ResponderEliminar
  32. y anda que no aprendemos eh!!! con esto de ser blogger's..
    Me encanta y en forma de helado me ha encantado
    Bss

    ResponderEliminar
  33. Qué pintaza!!

    Yo también ando descubriendo poco a poco la gastronomía judía, es una cultura que en España es muy desconocida hoy pero que nos dejó una huella muy importante en nuestras propias tradiciones. Me encanta este cake tan lleno de miel, maravilloso.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  34. Te ha quedado realmente precioso con esos moldes, tendré que hacerme con los pequeñitos de helado, pues me gustan mucho la forma. En cuanto al bizcocho, el corte lo dice todo, esponjoso y húmedo, como los que me gustan así que tendré que probarlo.
    También tengo que hacerme con los libros de Ottolenghi pues ya he visto muchas recetas de estos libros y aún no tengo ninguno ya que mi lista de prioridades en la lista de "compras cocineriles" es muy larga y voy poco a poco, así que me meteré en Amazon y a ver si lo pillo a buen precio.

    Besotes guapa, por cierto, la tetera es una monada.

    ResponderEliminar
  35. un receta post interesante para conocer otras cocinas y cultura que no tenia ni idea y es la primera vez que oigo estos nombres.Siempre se aprende algo,bien¡¡
    El honeycake precioso con los 2 moldes y debe de estar bien bueno
    Bss

    ResponderEliminar
  36. Tienes toda la razón, es una cocina desconocida por aquí. Yo he probado algo de ella pues he visitado Israel y tienen muchos postres elaborados con miel. Me ha gustado mucho lo de los moldes de helado,es una idea muy original.
    La tetera preciosa.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  37. la verdad es que las cocinas orientales estan llenas de sabores, aromas..tienen una pointa fantastica con el te, la miel...me encanta que nos vayas descubriendo nuevas autoras! un besote

    ResponderEliminar
  38. Nos parece muy original y una cocina nada conocida. Hemos publicado en nuestro FB la receta. Un saludo

    ResponderEliminar
  39. Caty, me gusta todo, el bizcocho, el mini, la tetera, las fotos... este me lo guardo para probarlo, que estas cosas me encanta catarlas
    besos

    ResponderEliminar
  40. Qué bonito te quedó querida Caty, seguro que es una delicia!!! Me encanta la cocina judía. Sobre todo la repostería...Vaya desayunos tan estupendos que vas a disfrutar guapa!!! Muchos besotes!!!

    ResponderEliminar
  41. Es verdad que, al menos para mi, la cocina judía es desconocida. Este bizcocho es fantástico. Besitos!

    ResponderEliminar
  42. No solemos tropezarnos con muchas recetas judías en los blogs y este bizcocho me ha parecido muy rico. El toque de la miel le debe aportar un sabor extraordinario, así como el del té. No es una cocina demasiado conocida, al menos en mi caso y me alegro haberme encontrado con tu receta.
    Espero que disfrutéis mucho durante el fin de semana!!! Ya me gustaría haber podido compartir un rato con todos los blogueros de la zona. Pero ya te comenté que me voy de viaje, así que tendré que posponerlo para otra ocasión.

    Un besito,

    ResponderEliminar
  43. Hola Caty, es que me entran ganas de mandar a la porra el trabajo y atrincherarme en mi cocina y estar haciendo bizcochos o lo que sea...continuamente....ainssss. Debe ser muy curioso el sabor que le aporta el té...lo probaré.
    Un besote,
    Mar

    ResponderEliminar
  44. Conozco la historia de los judios, pero su cocina no, pero si todo es como este postre que tu presentas tiene que ser muy rica. las fotografías preciosas, y el molde una maravilla. un abrazo guapa.

    ResponderEliminar
  45. Menuda pinta tiene, me has dejado impresionada. Me encanta lo que haces, me quedo por aquí para no perderme nada.
    Puedes echar un vistazo a mi blog en http://obsesionporloscupcakes.blogspot.com.es/ Espero que te guste lo que hago.
    Besos,
    Isabel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, bienvenida es un placer

      Eliminar
  46. Me enamoré de esos helados!, que Cosa más linda, te juro que los quiero!
    Yo conocía este queque por Lekach, seguro hay miles de versiones, pero me encanta esta. No queda demasiado dulce?, generalmente pongo azúcar de caña o miel, pero no ambas, me gustaría saber.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Kako, eso es lo raro, no es tan dulce cómo pueda parecer, yo usé miel mil flores y Tomás q no es del dulce, se la comió casi toda él.
      Feliz fin de semana, guapa

      Eliminar
  47. Mi preciosa amiga, antes de nada darte las gracias por tu hermoso comentario, dandome animos, eres un cielo de persona, bueno te dire que mi marido va un poquito mejor, pero como ya sabes estas roturas van muy despacio, y mas cuando se complican las cosas, esperemos que todo se arregle poco a poco, bueno este bizcocho judio es todo una maravilla, esos helados te han quedado divinos, como todo lo que sale de tus lindas manos. Un abrazo preciosa

    ResponderEliminar
  48. CATy otra vez sorprendiendo. iré por partes porque la cabeza me brotan las palabras y quiero ponerla ordenadas.
    Conozco algo al cocina judía la Aske azi, en estos 3 años trato mucho con ellos, con puros, ortodoxos y menos exigentes por motivos de trabajo. Con ellos pasas como con todas las religiones, solo comen comida Khoser, pero cuando salen de su país tiene grandes problemas, sobretodo con al carne y los pescados.
    Para informarme a demás de por sus conversaciones descubrí a Cecila Roden, una judía que cocina de maravilla. Los que no somos judíos no tenemos problemas para hacer su cocina y nos da igual si son khoser o no. Nuestras raíces culinarias al igual que con los árabes tiene mucho de ellos.
    Respeto al molde bunt, la verdad es que es muy bonito, pero yo le encuentro una dificultad, para que se cocine bien tiene que esatr mucho tiempo en el horno, al menos a mi me ocurre asi.Pero es muy resulton.
    Buscare algún libro de esas australianas.... me interesan.
    Caty tus recetas, tus post y tus fotos nunca defraudan. Pones el listón muy alto.
    bsss desde Almeria

    ResponderEliminar
  49. Creo que no conozco nada de la cocina judía, o por lo menos no soy consciente de ello.

    Me ha encantado la idea de los bizcochos individuales y la textura del bizcocho es fantástica. Me gustan los ingredientes que lleva, tiene que estar riquísimo y a estar horas con una buena taza de té... se me está haciendo la boca agua.

    ResponderEliminar
  50. Querida Caty, algún tiempo después de tu primera respuesta, te doy toda la razón, no hace falta molde de bundt, hace falta imaginación como la tuya. Me encanta la miel cuando no tiene un sabor exagerado y es suave como la que utilizas!! haciendote caso la utilizo con la sobrasada ummmm y sigo diciendo que eres una artista, bsssss

    ResponderEliminar
  51. Muy interesante todo lo que dices, y a pesar de que no soy muy de miel...voy a preparar este bizcocho seguro, lo haré en el molde de 23 cm como recomiendas. Bss

    ResponderEliminar

Gracias por dedicarme un poco de tú tiempo, espero que te haya gustado el espectáculo y vuelvas pronto. Este blog no participa en cadenas ni memes, pero gracias por pensar en mi.

Participo en

Licencia Creative Commons
Circus day por catypol se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Respétame, no copies, no reproduzcas mis fotos, pregúntame antes de usar sin autorización y nómbrame si la obtienes.
Design by caty of circusday.net
Safe Creative #1706010272763