31/5/11

Tuxedo Tart

31/5/11
Un sábado por la mañana cuando la casa todavía está tranquila, todos duermen, me gusta levantarme y pasearme por ese silencio, escucho al Sr. Gorrión saludarme, a las perras desperezarse e incluso si me empeño puedo llegar a oír a un vecino a la carrera. El ruido del reloj poco a poco me vuelve a la realidad del tiempo pasado y de pronto todo empieza a funcionar, los grifos del baño, los dibujos en la tele, los chillidos de buenos días, el hambre de las perras, la cafetera, la tostadora y el sonido de mi voz__suena el timbre (riiiinnn, riiiiinn, riiiinnn) y repito__alguien puede abriiiiiirr, llaman a la puertaaaa.

Al final tengo que abrir yo, me miro el pijama (menos mal que no está manchado), me recojo el pelo, me froto la cara para espabilarme y abro la puerta. En la puerta hay un señor, no sería nada extraño si no fuera que va vestido con un esmoquin. Mi cara debe ser un poema pues el señor me sonríe y me pide un café, aquí es cuando me acuerdo de mi madre cuando me decía__no hables con desconocidos, nunca sabes que puede pasarte. En fin!, ese día debía estar aventurera así que le dejé pasar, de repente parecía que había vuelto al silencio de recién levantada, todo enmudeció, todo se centró en ese extraño que había dejado entrar en casa y que tan elegantemente se dirigía a la mesa del desayuno. __Buenos días, familia! qué tal han dormido?, soñaron felices? _dijo sin más y se sentó.

El estupor general era tan latente que tuve que animar a todos a sentarse a la mesa. Y cómo si fuera uno más empezaron los interrogatorios, más ruido, platos y tazas, las perras, y todo volvió a la normalidad, hasta hubo risas y armonía. Al despedirse nos dejó un regalo, una tarta que haría que esa mañana sería recordada no por qué tuviéramos un extraño a la mesa, sino por la elegancia de su esmoquin, y por el sabor de la deliciosa tarta. 


Te voy a contar un cuento, una historia, un relato para cada espectáculo, #circusdayblog espera ser un blog de cocina diferente, loco, clásico, amado, divertido y especial. Apto para atrevidos, mentes abiertas y curiosas. Escribiré un relato, mezclando datos reales con datos imaginarios, y que hablen de la receta que presente, intentaré que todo, fotos, vídeo, relato y recetas sean un conjunto de lo que me gusta, espero que un espectáculo para ti.

No esperes tigres, leones, elefantes ni caballos, mis artes son otras y seguro que será un placer para ti lo mismo que para mi. Así empieza #circusdayblog, señoras y señores, mesdames et messieurs, ladies and gentlemen, bienvenidos, sumérgete en mis locas historias, sé feliz y espero que te guste el show.

A saber que:

Tuxedo.- la traducción de esta palabra inglesa sería esmoquin, sí, sí, el traje de etiqueta que suelen ponerse los señores para un evento especial, pues ese mismo...

Half & half.- es una crema americana, ligera y que se usa para tomar café y también en pastelería, cómo aquí no venden esta crema la tenemos que hacer nosotros, no es difícil pues ya lo dice su nombre es medio de leche y medio de nata espesa pero siempre hay más cantidad de nata que leche (en este caso yo use crème fraîche, pues es más espesa)

Tuxedo tart

Molde redondo de 20 cm. de diámetro

Ingredientes
30 gr. fécula de maíz o de patata
220 gr. azúcar
1/4 cdta. sal
5 cdas. cacao puro
750 ml. half & half ( 250 ml. de leche y 500 ml. de nata espesa)
6 yemas de huevo
2 cdtas. extracto de vainilla
2 cdtas. mantequilla
170 gr. chocolate negro a trocitos
1 base de galletas Oreo ( incluida la crema de la galleta mezclada con mantequilla)

Elaboración
Primero prepararemos la base de galletas y mantequilla (más o menos 100 gr. de galletas trituradas con 40 gr. mantequilla a temperatura ambiente, mezclamos bien hasta formar una masa) forramos con esta masa la base del molde y dejamos en el frigorífico durante la preparación del pastel.

En una cacerola mediana cernir juntos la fécula, el azúcar, la sal y el cacao. Integramos el half & half (en este caso la leche con la nata) y ponemos al fuego, batiendo hasta que la mezcla esté bien integrada. Batimos las yemas de huevo, y las mezclamos con el preparado, una a una, removiendo hasta que quede suave.

Cocinamos la mezcla a fuego medio, revolviendo continuamente, hasta que empiece a espesar y se formen burbujas. Reducimos el fuego a bajo, y continuamos la cocción, revolviendo continuamente durante 1 minuto. Para comprobar la consistencia de la crema, pasamos el dedo por la parte de atrás de la cuchara de madera; cuando sale un sendero limpio que no se llena en cuando se quita el dedo, está listo.

Quitamos la crema del fuego y vertemos a través de un colador de malla fina que se coloca sobre un recipiente limpio. Batimos la vainilla, la mantequilla y el chocolate negro a trocitos en el colado hasta que esté completamente derretido y combinado. Con cuidado, vertemos la mezcla sobre la base de galleta dentro del molde, aplanando el preparado. Refrigeramos la tarta durante al menos 6 horas, o durante la noche, hasta que esté firme y muy fría.

Decoramos con chocolate blanco como si fuera un Tuxedo (esmoquin).




Relato y fotografías @catypol para Circus day

Y si te gusta el show y haces alguna receta mía etiquétame @catypol o escribe el hashtag #circusdayblog así podré agradecértelo.