Ous amb tomàtiga

19/2/18
__¿De verdad tienes una gallina como animal de compañía?__me preguntó asombrada. ¡Ajá!__respondí sonriendo__en realidad fue una "herencia" que yo no quería pero cuando vi como me miraba no pude resistirme y me la traje a casa, y bueno, ya no pone huevos está muy mayor pero me gusta su companía__dije levantando los hombros a modo de restarle importancia.

El Sr. Eier tenía una casa grande en el campo, no era una granja, al menos no la trataba como tal, tenía algunos árboles frutales, caballos y gallinas. Era una preciosa casa pintada de azul celeste y blanco que en medio del campo verde parecía que se hubiera bajado un pedacito de cielo de verano y estaba presente incluso cuando sobre el verde del campo se posaba la gruesa capa de nieve en invierno.

Siempre había gente en su casa, vecinos, amigos viajeros y estudiantes de Erasmus y yo, con el corazón roto y un lío en la cabeza tan grande que no se me ocurrió más que huir y terminé allí. Los últimos en llegar se encargaban de algo, y ese algo era cada mañana temprano recoger los huevos que las gallinas habían puesto para después poder desayunarlos. 

Al principio de mi estancia allí levantarme tan temprano se hacía cuesta arriba, así que recogía los huevos protestando. Básicamente les soltaba el rollo a las gallinas de mis problemas con mi vida e inexplicablemente todas, sentadas en sus "tronas", me miraban expectantes, ladeando un poco su cabeza y totalmente mudas,  fueron un buen psicólogo, jeje, incluso alguna vez alguna soltaba un breve cacareo para afirmar alguna cosa que les acababa de decir, hasta que un día se me ocurrió comparar a alguien con un zorro y de pronto "se armó la marimorena", todas alzaron en vuelo y cacarearon tan fuerte que pensé que el gallinero se caería, terminé llena de plumas y soplando del susto. Todavía escucho la risa del Sr. Eier cuando se lo conté.
{English recipe below}


Mi madre me cocinaba, cuando era pequeña, huevos con tomate, un clásico que creo que cocinaban en muchos hogares españoles. Ahora, yo lo cocino en casa para mis chicos, no quiero dejar pasar esta tradición y además está muy rico, es fácil y muy rápido. ¿Ya sabes qué cocinar para cenar?.

Sé que cada familia tiene su versión, algunas madres o abuelas lo cocinaban con un sofrito, en casa no, es un revuelto super simple, sólo tomate frito y huevo, y como el tomate frito es casero y ya lleva sal y pimienta no necesita más.

Ous amb tomàtiga

Tiempo de elaboración: 5 minutos (o menos)
Dificultad: Fácil
Para 2


Ingredientes
300g tomate frito casero
3 huevos M 

Elaboración
Calentar el tomate en una sartén, a fuego lento. Añadir los huevos y remover rápidamente para que el huevo no cuaje. Verás que el color va cambiando y dejar hervir unos segundos más.

Comer con pan ;)

Nota: La consistencia depende de los huevos que pongamos, si nos gusta más cremoso sólo añadir 2 huevos. 


[English recipe]

Scrambled eggs with tomato

Processing time: 5 minutes (or less)
Difficulty: Easy
Serves 2

Ingredients
300g homemade fried tomato
3 eggs

Method
Heat the tomato in a pan, over low heat. Add the eggs and stir quickly so that the egg does not set. We will see that the color changes and let it boil for a few seconds more.

Eat with bread ;)

Note: The consistency depends on the eggs you put, if you like more creamy just add 2 eggs.


Texto, fotografía y receta: @catypol para Circus day.

12 comentarios

  1. La receta es curiosa, y desde luego, la pienso hacer. En casa hacemos tomate casero siempre, y muchas veces lo tenemos que congelar porque no nos da la vida para gastar tantos tomates, especialmente en verano.

    Las gallinas son una mascota muy agradecida, casi tanto como la primera mascota de mi familia, una cabra, que se llamaba Marcelina... antes eran otros tiempos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi abuela también tuvo una cabra como mascota, se la encontró y se la trajo a casa, con ella y sus animales todo era así, otros tiempos. Besos

      Eliminar
  2. No conocia esta receta, pero se ven muy buena esta mezcla de tomate y huevo, dan ganas de sacar esa tostada de ahi muy bien untada del guiso.
    Bs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un clásico español, ahora ya poco lo hacen con lo fácil que se cocina, besitos guapa

      Eliminar
  3. En mi casa tambien se ponían, me encantaban, gracias por recordármelo, jajaj, me chifla la historia, bsss querida Caty

    ResponderEliminar
  4. ¿Que si me ha gustado tu receta?...soy la persona mas tomatera y huevera de este mundo..no podría vivir sin tomate ni huevos....qué ideal. Me imagino como sabe porque yo me hago tortilla de tomate mogollón de veces y esto tiene que estar maravilloso....¡me la apunto!, esta si que no se escapa.
    Un besazo Caty
    Marialuisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya sabes, un platico y mucho pan y verá que bien te quedas ;)
      besos

      Eliminar
  5. Sí, así tal cual. La receta idéntica a como me la preparaba mi abuela los sábados cuando nos quedábamos mi hermana y yo a dormir. Salsa casera y un huevo recién cogido de las cientos de gallinas (sí, seguro que solo eran 4 o 5 pero yo veía muchísimas, por ahí revoloteando). ¿Qué más se puede pedir?

    ResponderEliminar
  6. En estos momentos no podría imaginar mejor manjar (son las 14:30) y mis tripas parecen el gallinero del relato ;-)
    Feliz semana <3

    ResponderEliminar

Gracias por dedicarme un poco de tú tiempo, espero que te haya gustado el espectáculo y vuelvas pronto.